inside opéra — escape game en el Palais Garnier

Grand Foyer Palais Garnier 1875 Charles Garnier
Grand Foyer Palais Garnier 1875 Charles Garnier


 Leer en Español      Read in English

Lo confieso. Hasta hace un par de semanas no tenía la menor idea de qué era un escape game. Conocí este mundo a través de la propuesta de un compañero. "Así liberamos un poco de estrés y conocemos gente", me dijo. "Y de paso, hacemos algo de turismo". Lo pensé un poco —no demasiado— y enseguida acepté. No tenía ni idea de a qué me enfrentaba. Por eso, lo primero que se me ocurrió fue buscar información.

Este tipo de juego —mental y físico, con apenas una década de vida— fue creado por el guionista y director de anime y cine, el japonés Takao Kato. Corría el año 2007. Se le ocurrió la idea mientras contemplaba a una amiga suya, compañera de estudios. Ella solía usar su PC para divertirse durante los descansos con un juego de misterio de Agatha Christie. A Takao le pareció que sería genial poder hacer lo mismo pero en un escenario real con pruebas más tangibles y empezó a darle a la materia gris. De ahí surgió Real Escape Game.

escape games variados
Se extendió primero por el país nipón y luego por toda Asia. Cuando pasó a Europa, obtuvo un gran éxito en Budapest (Hungría) y su organizador —Attila Gyurkovics— consiguió los derechos para varios países convirtiéndose en el gran impulsor del juego. Hoy existe oferta en casi cualquier ciudad del mundo y es posible jugar en una cantidad de escenarios inimaginable.

La mecánica del juego es bastante sencilla. Varias personas se dejan encerrar en una habitación de la que solo podrán salir resolviendo una serie de pruebas y enigmas. Hay un tiempo limitado y variable de unas propuestas a otras que suele andar entre la media hora, una hora o —en el caso de los más complejos— puede alargarse hasta hora y media. Lo ideal es contar con un equipo que posea diferentes clases de habilidades para poder ir resolviendo todas las contingencias que se vayan presentando, sean del tipo que sean. La edad admisible va desde los 7 a los 77 años, como reza la publicidad. Puedes jugar solo, en pareja, con amigos, con la familia... como mejor te venga.

"Como poco, tiene pinta de ser entretenido", pensé. El nuestro, además, gozaba del atractivo nada desdeñable de realizarse en un edificio clásico de los que gustan y producen admiración a todos, un edificio monumental de los que se suelen visitar cuando haces turismo, un edificio de los que se construían cuando el ornamento aún no era delito, uno de esos edificios de excelente arquitectura que se estudian en Historia del Arte, Monumento Histórico desde 1923: el Palacio de la Ópera de París.

Fachada principal de la Ópera Garnier

Sección transversal Ópera Garnier

Sección longitudinal de la Ópera Garnier

Planta principal de la Ópera Garnier

Alzado lateral de la Ópera Garnier

Alzado posterior de la Ópera Garnier


Charles Garnierun joven arquitecto de 35 años casi desconocido en la ciudad— ganó el concurso convocado por Napoleón III para construir el nuevo edificio de la Ópera en el Distrito IX de París, allá por 1860, entre 171 proyectos presentados —los de Viollet-le-Duc y Rohault de Fleury incluídos—. Las obras fueron interrumpidas por la aparición de una enorme bolsa de agua a la altura de los cimientos, una guerra y la caída de dos gobiernos —uno de ellos, un imperio—. Tras este accidentado comienzo, su inauguración por Marshall MacMahon —el Presidente de la Tercera República Francesa— tuvo lugar finalmente en 1875.

Construcción de la Ópera Garnier
construcción


Charles Garnier supervisa las obras de la Ópera Garnier
Charles Garnier en la obra


Salida triunfal de Charles Garnier en la inauguración de la Ópera Garnier
ovación a C. Garnier a la salida de la inauguración enero 1875 por M. Lix

Fue llamado oficialmente Academia Nacional de Música - Teatro de la Ópera. Renombrado Teatro de la Ópera Nacional de París en 1978, diez años después —cuando la Compañía de la Ópera se trasladó al recién inaugurado Teatro de la Bastilla— pasó a llamarse simplemente Palacio Garnier. A pesar de ello, el edificio sigue siendo conocido popularmente como Ópera Garnier, aunque la sede de la Academia Nacional de Música solo albergue desde entonces a la Compañía de Ballet.

Compañía de ballet de la Ópera Garnie
compañía de ballet escuela de danza Palacio Garnier

Con una localización envidiable creada para él en pleno Bulevar Haussmann —una de muchas avenidas abiertas en la malla medieval por el tal Haussmann para modernizar y sanear la urbe—, el Palais se enfrenta a las Galerías Lafayette. Su fachada opuesta y entrada principal, preside una monumental Plaza de la Ópera, situada al final de la avenida homónima que la conecta con el Louvre —en plena Rue Rivolí—. Su apertura fue tan solo un capricho del emperador: quería llegar más deprisa desde su casa del Palacio de las Tullerías. En realidad un capricho justificado por la necesidad de sentirse seguro tras sufrir un atentado en 1858: sucedió en plena calle cuando iba de camino al teatro. Por eso mismo, se construyó una entrada separada y más segura —inacabada—, exclusiva del emperador.

La Ópera Garnier desde el satélite

Avenida de la Ópera, París
situación vía moleskinearquitectonico.blogspot.com


Avenida de la Ópera desde la Loggia
Avenida de la Ópera desde un balcón de la Loggia

Construido en lo que se denominó Estilo Imperio una variación local del Eclecticismo desarrollada durante el Segundo Imperio—, está ricamente decorado utilizando materiales suntuosos como mármoles de distintos tipos, onix, bronce, oro y mosaicos venecianos —empleados en la ciudad por primera vez—. Con ellos Garnier quiso transmitir la idea de que la ópera era un lugar de lujo, alegría y fiesta, en contraposición a la austeridad de los edificios de Haussmann.

Gala en la Ópera Garnier
gala en la gran escalera

En la fachada, cuatro estatuas doradas representan la poesía, la música instrumental, la danza y el drama lírico. Así como infinidad de bustos de compositores clásicos, máscaras teatrales, liras y ninfas formando parte de un importante componente escultórico que continúa por el interior. Para materializarlos, Garnier contó con todo un ejército de colaboradores: 14 pintores y mosaiquistas y 73 escultores.

Detalle de fachada 1 Ópera GarnierDetalle de fachada 2 Ópera Garnier

Detalle de fachada 3 Ópera GarnierDetalle de fachada 4 Ópera Garnier

Juntos, construyeron una inmensa obra de arte cuya sala de representaciones —en el bloque central— no acapara todo el protagonismo. Está escoltada por otras dos piezas, una a cada lado —dedicadas a los trabajadores y al público respectivamente— tan importantes como la misma sala teatral que alojan en sus magníficos salones, los descansos en los espectáculos o las más impresionantes fiestas. Destacando la gigantesca y monumental escalera que sirve no solo como elemento de comunicación sino también como ámbito para ver y ser visto, en una palabra, para exhibirse.      

Detalle de la Gran Escalera Ópera Garnier
gran escalera

Detalle Portada a Platea Ópera Garnier
entrada a platea


Detalle mosaico de solado Avant Foyer en Ópera Garnier
mosaico de solado avant foyer


Detalle techo de Grand Foyer Ópera Garnier
decoración de techos grand foyer
  
Yo la había saboreado varias veces paseando por aquellas avenidas, pero nunca había cruzado sus muros y, tenía que admitir que me encantaba la idea, que me iba gustando cada vez más y que incluso estaba empezando a entusiasmarme. Cuando me adentré en el pasado del edificio y supe de varios sucesos acaecidos en él y que desencadenaron la historia sobre la que versaba el juego —El Fantasma de la Ópera—, ya estaba totalmente enganchada.

Portada Fantasma de la Ópera de Gaton Leroux

Amor, muerte y misterio se entremezclaban a partes iguales ¿Qué había de leyenda y qué de realidad en todo aquello? La verdad es que para cada personaje de ficción existía un doppelgänger humano. Hasta los escenarios —el lago incluido— tenían su correspondencia. El autor de la novela —Gastón Leroux— era un reputado periodista de la época y, según parece, aprovechó los acontecimientos reales para alimentar su inspiración. Juró y perjuró hasta su muerte que el fantasma existió. Incluso dejó escrito en el prefacio de la obra el siguiente texto:

"El fantasma de la ópera existió. No fue, como se creyó durante mucho tiempo, una inspiración de artistas, una superstición de directores, la grotesca creación de los cerebros excitados de esas damiselas del cuerpo de baile, de sus madres, de las acomodadoras, de los encargados del vestuario y de la portería. 
Sí, existió, en carne y hueso, a pesar de que tomara toda la apariencia de un verdadero fantasma, es decir de una sombra.
Desde el momento en que comencé a compulsar los archivos de la Academia Nacional de Música, me sorprendió la asombrosa coincidencia de los fenómenos atribuidos al fantasma, y del más misterioso, del más fantástico de los dramas; y no tardé mucho en pensar que quizá se podría explicar racionalmente a éste mediante aquellos."

Tras mis pesquisas al respecto, pude comprobar que:
Sí, existió un hombre misterioso llamado Erik que tenía la cara deformada y usaba máscara. Sí, existió una soprano llamada Kristina Nilsson de origen escandinavo. Sí, existió un noble con un nombre casi idéntico que enamoró a la cantante. Sí, existió una muerte accidental cuando el chandelier de 500 kilos se precipitó sobre el patio de butacas. Sí, existe un lago subterráneo. Sí, existe una columna hueca en el palco Nº5 que perteneció al hombre enmascarado y sí, existe aquel lugar en los sótanos del palais donde tuvo su casa.

Portada en Le Progrés Illustré del accidente en la Ópera de París             Foto de la soprano Christine Nillson

Y fue entonces cuando las ganas se apoderaron de mí. Ganas de cruzar el umbral de tan exquisito palacio. Ganas de atravesar el Gran Vestíbulodonde nos reciben las estatuas sentadas de los compositores Rameau, Lulli, Gluck y Haendel— y de pasar por el Vestíbulo de Control.

Gran Vestíbulo de la Ópera Garnier
gran vestíbulo


Vestíbulo de Control de la Ópera Garnier
vestíbulo de control

Ganas de subir por la Gran Escalera y asomarme en cada uno de los miradores —disfrutando todas las perspectivas, todos los elementos estructurales y decorativos— y contemplar las pinturas de un techo y de un espacio profusamente decorados.

Pintura de la Gran Escalera de la Ópera Garnier
Gran Escalera


Gran Escalera de la Ópera Garnier

Gran Escalera 2 de la Ópera Garnier

Techo de la Gran Escalera de la Ópera Garnier
techo gran escalera © rebecca lewis


Gran Escalera desde el Avant Foyer de la Ópera Garnier
gran escalera desde avant foyer

Ganas de cruzar por el Avant Foyer y llegar al Grand Foyerdonde otrora se reunía lo más granado de la sociedad contemporánea al fantasma—. Una estancia solo comparable con el Salón de los Espejos del Palacio de Versalles, que le sirvió de inspiración al arquitecto, según dicen las malas lenguas.

Avant Foyer de la ópera Garnier
avant foyer


Grand Foyer de la Ópera Garnier
grand foyer © alan toepfer

Y también ganas de pisar el palco Nº5, de comprobar la leyenda sobre éste. De contemplar desde allí la perspectiva del escenario, el gran chandelier y los modernos y polémicos frescos de Marc Chagallsustitutos de los originales desde 1960—. De disfrutar las vistas de toda la sala —diseñada al estilo italiano en forma de herradura, para ver y ser visto en todo momento—. Y disfrutar los colores —dorado y rojo— dominantes en esta estancia principal. Y acariciar el fino terciopelo de las butacas. E incluso comprobar su comodidad.

Puerta del Palco Nº5 de la Ópera Garnier

Interior del Palco Nº5 de la Ópera Garnier
palco Nª5


Sala de Representaciones de la Ópera Garnier
sala de representaciones

Ganas de visitar la Galería del Glacier que —siguiendo el camino de lámparas de araña como Pulgarcito— nos lleva hasta la Rotonda del Glacierpara paladear las bebidas pintadas en sus paredes o disfrutar de sus escenas de caza y pesca— siguiendo un paseo circular por su perímetro. Y ganas de recorrer y atravesar la Rotonda de los Abonados —por donde accedía todo aquel que llegaba en coche—, un grandioso espacio circular de encuentro, a la altura constructiva del resto del edificio.

Galería del Glacier de la Ópera Garnier
Galería del Glacier


Rotonda del Glacier de la Ópera Garnier
Rotonda del Glacier © Benoit Jeanneton


Rotonda de los Abonados de la Ópera Garnier
Rotonda de los Abonados

Incluso ganas de acceder hasta la maquinaria del escenariobasada en la tecnología de los barcos de vela— o al lago subterráneosi ello fuere posible—. O de entrar en el camerino de la cantante o visitar el Foyer de la Danza. En realidad tenía muchas ganas de pasar por todos aquellos lugares por donde, en otro tiempo, habían transitado todos y cada uno de los personajes de la historia, incluso de respirar el mismo aire que ellos habían respirado. Y, por supuesto, tenía ganas de que la aventura comenzara.

Maquinaria del escenario de la Ópera Garnier
maquinaria del escenario © cyril horiszny


Lago subterráneo de la Ópera Garnier
lago subterráneo








Camerino de la Ópera Garnier
camerino


Foyer de la Danza de la Ópera Garnier
Foyer de la Danza

Cuando llegó el día señalado, tomamos el metro para acercarnos hasta el Palais. Totalmente vestidos de negro —como recomendaban los organizadores del juego—, nos bajamos en Ópera y emprendimos el camino hacia la superficie. Al salir a la gran plaza quedamos frente a frente a su magnífica fachada. Era ese momento del ocaso en el que el cielo cobalto aún no ha alcanzado toda su negrura. Las ventanas iluminadas emitían una luz casi fantasmal, muy propia para nuestra aventura. Nos quedamos inmóviles un momento, como hipnotizados por la imagen, justo antes de echar a andar hacia la puerta principal. Subimos las escaleras con el rápido retumbar de los latidos instalado en nuestros tímpanos. No eran nervios, era excitación, adrenalina pura y dura.

Vista desde la Plaza de la Ópera del Palacio Garnier

En el interior, el vestíbulo estaba tomado por un enorme ejército uniformado de negro, igual que nosotros —parecía que todos habíamos sido muy obedientes—. Nos pusimos a la cola y esperamos pacientemente nuestro turno. Habíamos llegado con tiempo de sobra. Todavía faltaban los quince minutos de rigor.

Máscara y carta del Fantasma de la Ópera del juego Inside Opéra

Nos repartieron unas máscaras fantasmales y unas cartas lacradas —firmadas por el mismísimo fantasma— e iniciaron las presentaciones de nuestro grupo: una pareja joven con un niño de unos diez años, una chica con rasgos orientales que no llegaba a la treintena y dos caballeros de mediana edad. Esta era la situación:

Los ensayos de la famosa ópera de Mozart "La flauta Mágica" van bien en el Palais Garnier. De pronto, en vísperas del estreno, el pánico se apodera del director. Ocurren eventos extraños: susurros en los corredores, trajes que desaparecen... Varias personas dicen haber escuchado ruidos provenientes del palco Nº5. Aunque nadie hable de ello abiertamente, todos están de acuerdo en que se trata del famoso Fantasma de la Ópera que ha regresado.
¿Por qué ha vuelto?¿Qué está buscando?
¿Estás preparado para seguir los pasos del Fantasma de la Ópera?

Con ese punto de arranque, una hora y media por delante, un objetivo —intentar resolver la Maldición del Fantasma de la Ópera y liberarlo para siempre—, y contadas armas —una máscara, un bolígrafo y nuestro ingenio—, comienza el juego ¡Allá vamos!

Cartel del juego Inside Opéra

Recordad: La arquitectura también es juego.

¿Y vosotr@s qué me decís? ¿Os va el gaming? ¿Conocíais este tipo de juego? ¿Habéis jugado alguna vez? ¿Os seduce un lugar como este para jugar? ¿Y la historia, os fascina tanto como a mí?



PE: Desde el 9 de Junio se juega INSIDE OPÉRA en el Palacio Garnier. Si te pilla cerca este verano y quieres unirte al juego, puedes comprar la entrada aquí. Hay sesiones en diferentes días desde las 10:00 hasta las 17:00 durante el mes de Julio y hasta las 18:00 en Agosto. 

Jugadores de Inside Opéra en el Palacio Garnier
jugando




The plates by Charles Garnier: las láminas correspondientes a los planos proceden del libro "Monographie du Nouvel Opéra de Paris", publicado por la editorial Ducher y Compañía en 1880. Obtenidas via www.unav.es, Escuela de Arquitectura Universidad de Navarra. Copyright: Joquin Lorda


Comentarios

  1. Muy bien enlazada la historia del edificio a través del juego y la leyenda del fantasma. Chapeau👌.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias 😆 La verdad es que es fascinante todo lo que hay detrás de este edificio. Gran edificio. Gran historia.

      Eliminar
  2. Muy interesante artículo y el lugar es espectacular, yo no soy mucho de juegos pues siempre estoy ocupada pero por tu artículo tambien me animaría a jugar un rato :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Es desde luego una forma alternativa de conocer un edificio histórico impresionante y hacerlo con una descarga importante de adrenalina suponiendo un reto divertido. Y solo en hora y media. Un buen medio de desconectar de la cotidianeidad.
      Y con teatro en vivo. A mí me mola.
      Gracias por leer y comentar.

      Eliminar
  3. Hola!
    Se ven unas fotos espectaculares, enhorabuena por el post, es muy completo, está muy bien ver lo que hay detrás de los edificios, la maquinaria etc... me ha parecido impresionante ver todos esos edificios históricos.
    Gracias por compartirlo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Celebro que te haya gustado. Siempre mola que guste lo que una hace. Los edificios teatrales siempre tienen más tripas de lo normal y es fascinante descubrirlas, ver cómo se hace la magia.
      Gracias a ti por leer y comentar.

      Eliminar
  4. Guauuuu compañera que post más interesante, que interior más espectacular, que juego tan atractivo, que tripas más curiosas... no había pensado en la similitud del mecanismo de los telones con los velámenes de los barcos :D me ha encantado esta visita guiada y fantasmagórica, fantástico post compañera :D
    La iniciativa la conocía, ya conoces mi lado lúdico :D jeje, sobra decirte que a mi me molaría mucho participar, me gusta el misterio, soy muy fan además de doña Agatha, el escenario es perfecto, hay historias, leyendas... me apunto :D
    Gracias por compartir linda MJ, un abrazo fantasmal en Do mayor :D jajaja

    P.D.: jajaja que gracia me ha hecho el prólogo del libro " No fue, como se creyó durante mucho tiempo, una inspiración de artistas, una superstición de directores, la grotesca creación de los cerebros excitados de esas damiselas del cuerpo de baile, de sus madres, de las acomodadoras, de los encargados del vestuario y de la portería"...
    jajaja Está claro que lo vio todo el mundo :D jajaja le ha faltado el apuntador :D jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 😂😂 Cierto. Lo vieron todos todos. Seguro que el apuntador también 😂😂 Tenía guasa el Sr. Leroux.

      Creo que me ha quedado muy bien para enlazarlo con el tuyo del geocaching. A mí Agatha también me mola. De pequeña sus historias pasaron varios veranos conmigo.

      Gracias por tus comentarios que siempre me sacan una sonrisa ☺ o una carcajada 😂. Un abrazote ectoplasmático 👻

      Eliminar
  5. Me ha encantado tu post. Primero porque conozco estos juegos, mi hijo es asiduo a estas salas, le encantan. Me ha gustado mucho que nos explicaras el origen del juego, es muy interesante conocer estas cosas, bueno, a mi me lo parece.
    Pero lo que me ha encantado es como has enlazado el juego con la historia del palacio de la ópera. He disfrutado cada palabra escrita, cada descripción. Este edificio es uno de los que tengo pendientes de visitar en París, en mi ultima visita solo pude disfrutar de él por fuera.
    No dudo que disfrutaste doblemente, por la emoción del juego y por poder recorrer el palacio, sus salas llenas de historia, y disfrutar de la bellísima decoración.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Encantada de que te haya encantado. Siempre hay que poner en antecedentes y me gusta hacerlo porque puede haber mucha gente que no conozca de qué estás hablando. A medida que me iba informando, me introducía más y más en la historia del edificio que es espectacular. Es un monumento que vale la pena visitar y he de decir que, curiosamente, su esqueleto está construido en acero y hormigón armado ¿A que nunca lo imaginarías viéndolo?
      Un saludo y gracias por leer y comentar. Vosotr@s sois parte importante de esta aventura.

      Eliminar
    2. Tengo muchísimas ganas de probar un escape game!! En mi ciudad hay un sitio donde los hacen, pero este tiene una pinta chulisima

      Eliminar
    3. En este escenario tan particular no es para menos... lo hace único, desde luego. Te animo a probar. Gracias por comentar 😉

      Eliminar
  6. Hola!! conocia el juego de Escape Room por un libro que leí no hace mucho pero en este caso a los participantes y organizadores las cosas se les iban de las manos y terminaba todo como el rosario de la aurora así que es un juego con el que no he tenido un buen comienzo. Lo que me ha maravillado han sido las fotos y la historia del fantasma de la ópera, he aprendido un monón mirando y leyendo ya que solo conocía esa historia de pasada. Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que sé a qué historia te refieres... una que llevaron al cine. Era bastante agobiante. Esto no es así de extremo. Me alegro de que te hayan gustado tanto el edificio como la historia del fantasma. Son espectaculares ambos. Yo tampoco la conocía a fondo y me gustó mucho investigar sobre ello.
      Un saludo y gracias por tu comentario. ☺

      Eliminar
  7. ¡Hola!
    No conocía este juego pero después de leer tu post, me han entrado muchas ganas de jugar.
    Me ha parecido muy interesante conocer su origen y el lugar donde viviste esta aventura no podía ser mejor. Me ha impactado El palacio de la ópera y lo que explicas de el. Las fotografías son increíbles, tanto la estructura como la decoración son impresionantes y me gustaría jugar en este lugar sin duda.
    Lo apunto para cuando visite París, gracias por toda la información.
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada. Un placer. Cuando lo hagas imagina el fru-fru de las enaguas subiendo o bajando por la gran escalera... iluminadas por esos escultóricos faroles... para morirse.
      Gracias por comentar 😉

      Eliminar
  8. ¡Conocía los escape room pero no de esta manera tan fantástica, cultural y mágica! De hecho, si a mí me surgiera la oportunidad creo que tampoco me pensaría el ir a visitar El palacio de la ópera de esta manera. Me ha encantado leer la historia y ver esas maravillosas imágenes. ¡Qué recorrido virtual tan bonito! El detalle de la máscara y la carta ha sido todo un puntazo. No me hagas mucho caso, pero creo que en Valencia también va a haber un escape room pero de Harry Potter. Si te gusta la saga lo mismo tampoco te quieres perder la oportunidad. Un abrazo grande. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego que es un caso bastante único. La mayoría no se celebran en escenarios como este. Ni tienen un fantasma al que perseguir. Ni otra serie de actores marcándote las pistas. Lo de la máscara y la carta es textual de la novela. El fantasma enviaba cartas a los distintos personajes. Era natural emplear este método para soliviantar a los jugadores.
      Gracias por la info de Harry Potter. Nunca se sabe. ;-)
      Un abrazote.

      Eliminar
  9. Hola guapa, vaya que si me fascina, tiene que ser una experiencia increíble y más aún en un entorno como este.. creo que podría llegar a jugar e incluso disfrutarlo y mira que no tenía ni idea de este término y sus condiciones pero como bien digo en un entorno así no lo dudaría!! Muaksss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que escenarios como este no abundan ¿verdad? Es una maravilla y un placer recorrer sus salones tras los pasos del fantasma. Y que haya muchos más así.
      Gracias por leer y comentar 😘

      Eliminar
  10. Sin duda una joya arquitectónica el Palais Garnier y toda la historia que guarda este recinto, me parece un juego novedoso y al haber sido realizado en un lugar como este me imagino que la emoción aumento, ha sido ver las imágenes y hacer un recorrido mental por este fabuloso recinto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro. El recinto es lo mejor. Y habiendo sido la inspiración de la historia o el lugar dónde pasó (lo dejo a tu elección), la emoción aumenta y el placer también.

      Me alegro de que te lo hayas podido imaginar... esa era la idea. Así habrás podido disfrutarlo también.
      Gracias por tus palabras Rebeca. 😘

      Eliminar
  11. Wowwwww que Genial!!!! Llevo tiempo pensando si ir a un escape room, este en particular se ve que fue una pasada, el Palais le dio un toque especial a la actividad, me encantaron las fotos, gracias por compartirlo.... me trasporte!!!! Gran arquitectura!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un juego divertido y culturizante. Una buena combinación, sí señor. Para recordar. El escenario tiene mucha culpa de ello 😍

      En fin, gracias por pasarte y comentar 😘

      Eliminar
  12. ¡Hola!
    He ido varias veces a un escape room, y la verdad es que es una actividad súper divertida. Ahora bien, viendo la de que nos hablas, a las que he ido yo, han sido de chiste jajaja Pero bueno, que su qué tenían ¡eh!
    Me he quedado sin duda fascinada con el lugar, fascinada con la historia, y fascinada, por el detalle de la máscara y las cartas lacradas.
    Vamos, una experiencia única, de la que te debo dar las gracias por compartir, porque he disfrutado leyendo tu artículo y percibiendo la pasión que has puesto en cada palabra.
    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, gracias! Me alegro que te haya encantado. Este lugar tiene encanto, sin duda. En realidad mucho más que eso. Es espectacular y toda la leyenda que se ha creado alrededor es fantástica. Lo cierto es que hay muchos lugares con una gran historia como la de este edificio.
      Es que es un palacio en plena ciudad de París... mon amour! No podía ser menos...
      Los detalles (las máscaras y las cartas), se deben a la novela... lo dicho, hay una buena base, que digo buena, extraordinaria.
      Por último, me alegro de que te haya llegado mi pasión... solo por eso ya ha valido la pena el tiempo empleado en investigar, leer (me leí la novela) y en materializar este post. Me dejas muy contenta, que lo sepas. Un beso.

      Eliminar

Publicar un comentario