future architectures

Hoy abro la última sección de arquitectur[ARTE] y lo hago dando un paseo por algunos de los lugares que, probablemente, visitaremos aquí. Lugares ya construidos y otros imaginarios o futuribles. Los primeros serán aquellos que en su día se adelantaron a su tiempo por una u otra razón. Los segundos constituyen el grupo de las posibilidades, de lo que está por venir y que es posible que llegue un día más o menos cercano.

¿Cómo os imagináis la vida en el futuro? ¿Y la arquitectura?

Yo lo hice así no hace mucho, en un intento de novela que tengo a medio construir:

Aquí todas las construcciones son de planta baja, rodeadas de jardín. Ninguna casa es igual a las demás. Sus formas son tan increíbles que parece como si caminara entre esculturas gigantes y preciosas. 
La nuestra es blanca y sinuosa. Está recubierta de una piel nacarada, lisa y pura. Las ventanas son unas enormes y límpidas superficies que reflejan la luz del sol. Dentro es diferente. Los paramentos son tostados, aterciopelados y tan cálidos, que emiten su propio calor, como si estuvieran vivos, como si fuera un animal habitable que nos acogiera en sus entrañas.

Mis sospechas sobre la casa son fundadas. Se comporta como un organismo vivo. Cuando Oona hace el gesto de sentarse, el suelo se eleva y se amolda a su cuerpo apoyándola en todos los puntos necesarios. 
Estoy en una habitación desconocida. Está limpia y ordenada, en realidad está vacía. Hay una puerta de cristal enorme que deja ver el jardín bien cuidado que hay fuera. Me pongo en pie y salgo de la estancia. Sé perfectamente por donde hacerlo aunque, en apariencia, no existe ninguna puerta. “Esta casa está viva”, pienso. Al acercarme a uno de los paramentos, se abre un hueco dimensionado para atravesarlo. La operación no emite ningún sonido y oigo la voz de mi mente que me dice: “Es absolutamente perfecta, se comunica con tu cerebro como si ambos fuerais uno”.
INFINITO by MJ RU1Z 

¿Qué pensáis de vivir en un lugar así? Un lugar adaptable a nosotr@s por completo, que se anticipe a nuestros pensamientos... podría ser muy confortable o todo lo contrario y resultar la pesadilla de un futuro distópico. Lo cierto es que la imaginación humana no tiene límites y muchas cosas con las que un día fantaseó, hoy ya son realidad o van camino de serlo. Hagamos un repaso.

Yo procedo de un mundo analógico y las últimas décadas han supuesto para mi y mis coetáneos un esfuerzo de adaptación tras otro cada vez más titánico. Vivíamos en un mundo sin teléfonos móviles, sin ordenadores y, por supuesto, sin Internet ni redes sociales. Escribíamos cartas en papel que mandábamos por correo, hablábamos por los teléfonos fijos de nuestras casas o por los que se hallaban en cabinas en la calle.

Para relacionarnos con nuestros congéneres, nos limitábamos a ir al bar de la esquina o acudíamos a la discoteca de moda. Para hacer cualquier cálculo más o menos complejo, usábamos unas sencillas calculadoras y para dibujar nuestros planos, lo hacíamos en enormes mesas de dibujo usando papel, lápiz y tinta china. Pero, claro, yo soy del siglo pasado como los Futuristas Italianos que imaginaban ciudades como esta en la primera mitad de la centuria. Salvo por los dirigibles, es impresionante su parecido con las actuales ¿a que sí?

Obra del Futurismo Italiano titulada Cityscape, realizada en 1939 por Tullio Crali
cityscape tullio crali 1939

Hoy las cosas han cambiado considerablemente, tanto que parece que habitamos un fantástico mundo imaginado, digno de Julio Verne. Atrás queda todo lo que acabo de recordar y ya nos parece algo perteneciente a un pasado remoto, a uno digno de nuestros antepasados pero no nuestro. Vivimos tiempos de cambio acelerado desde hace un siglocon un aumento de la velocidad exponencialy así seguiremos en el futuro inmediato.

Ahora usamos ordenadores, teléfonos móvilesde los que jamás prescindimos—, utilizamos los primeros y más básicos robots en nuestras casas y otros más sofisticados en las fábricas, tenemos automatizadas las luces, nos comunicamos, leemos y dibujamos en diversos artilugios electrónicos y hacemos videoconferencias a través de ellos con personas alejadas miles de kilómetros de nosotros. Conducimos vehículos velocescoches y motos— alimentados por combustibles fósiles, nos desplazamos en trenes de alta velocidad, navegamos en enormes barcos y volamos en aviones supersónicos. Parecen no existir los límites pero... todo ello, hace tiempo que nos pasa factura.

Aunque algunos no se lo crean —como el Presidente Trumpel cambio climático es ya un hecho. Dicen que uno de los máximos responsablessino el que más— es la arquitectura. Nuestra responsabilidad va mucho más allá del mero hecho de construir, abarca además la extracción y fabricación de los materiales y el funcionamiento de las construcciones ya terminadas.

Por ello, muchos de nuestros actuales esfuerzos van encaminados a crear edificios menos contaminantes, con cero emisiones o, incluso, positivosaquellos capaces de crear más energía limpia de la que consumen—. Las primeras aproximaciones en este sentido llenan de vegetación —árboles— las fachadas como el Bosco Verticale en Milán. O sus logros se aprecian más en su interior, como la Hearst Tower de Nueva York, donde una gran catarata en su lobby contribuye a crear una climatización adecuada. Todo ello con el empleo de materiales avanzadostecnológicamente hablando— que garantizan un comportamiento óptimo frente a la meteorología. Y se tiende a apartar los medios de transporte privados del centro de las ciudades, sustituyéndolos por otros —individuales o colectivos— alimentados por energías más limpias.

FUTURIBLES

Dicen que en las próximas décadas la inmensa mayoría de la población mundial vivirá en las ciudades, que habrá un enorme número de mega-urbes con sus consiguientes problemas de movilidad y sostenibilidad. No solo habrá que hacer viables en ese sentido a las nuevas construcciones sino a las ya existentes. El desarrollo urbanístico tendrá un papel importantísimo así como el de los nuevos medios de transporte menos o nada contaminantes. 

El próximo gran desafío será pasar de los ya prehistóricos autómatas a los robots de apariencia humana y, finalmente, a los dotados de Inteligencia Artificiallas siglas IA en inglés— y terminar de automatizar nuestras casas de forma generalizada para hacerlas más eficientes.

Según todos los vaticinios, las mega-ciudades crecerán en altura y el transporte se hará bajo tierra—como siempre se imaginó—, dejando inmensas zonas peatonales ajardinadas en la superficie. Es decir, caminamos hacia lo que se ha dado en llamar Smart City —ciudad sostenible basada en la innovación y el desarrollo tecnológicos cuyo objetivo principal es disminuir el consumo energético y reducir las emisiones—. En español las llamamos ciudades inteligentes, ciudades conectadas que usarán el big data —bancos masivos de datos— para optimizar circulaciones, iluminación o cualquier servicio necesario para la población.

En cuanto a las ciudades pequeñas, hay algún experimento en marcha como Masdar —una ciudad de nueva planta creada en el desierto para albergar una población de 100.000 habitantes—, cuyo mayor desafío es el de crear un microclima habitable en un lugar inhóspito y hacerlo de manera sostenible. Su éxito abriría las puertas a colonizar zonas del planeta donde el clima es extremo o difícil para nuestra especie como el mar —ciudades marinas—, el ártico o los desiertos.

Sin olvidarnos de algo relativamente nuevo o no tanto —algunos ya tienen, ya tenemos en cuenta estas premisas desde hace tiempo— como es la Neuroarquitectura, que trata del modo en el que nuestro entorno construido influye en nuestra mente atendiendo a dimensiones, colores o ubicaciones. Eso, sin duda, definirá bastante las construcciones futuras.

Como contrapartida a tanta tecnología existe la tendencia de la Bioarquitectura, algunos piensan que para conseguir buenos resultados sostenibles solo hay que utilizar materiales naturales que mantengan la armonía con el medio ambiente y las personas. Materiales como hilos de gusano que forman tejidos muy resistentes de tipo estructural, otros provenientes de introducir el micelio —la raíz de los hongos— en residuos agrícolas dando lugar a algo nuevo parecido al plástico pero completamente natural o, simplemente, utilizando los materiales de toda la vida como la madera o la piedra.

Para mí la propuesta más interesante y futurista es la que define algo llamado Nanoarquitectura —la arquitectura que resulta de la combinación de nuevos materiales obtenidos mediante ingeniería genética— y que ofrece múltiples opciones para el diseño arquitectónico: hormigones que albergan vida en forma de algas para renovar el CO2 de la atmósfera, bacterias que pueden crecer para formar estructuras vivas o cualquier otro ejemplo de los denominados materiales inteligentes: electroactivos, magneto activos, fotoactivos, fotolumiscentes, con memoria de forma o —utilizando el auto ensamblaje programable— capaces de fabricar estructuras por sí mismos. Siempre esperando que diseño y naturaleza se inspiren mutuamente para establecer una extraordinaria simbiosis entre ambos.

Con el fantasma de la superpoblación pendiendo cual espada de Damocles sobre nuestras cabezas, el desafío final es la definitiva conquista del espacio —colonizar La Luna o Marte—. Se están haciendo enormes esfuerzos al respecto con la Mars Generation —una generación de niños que se está preparando para ir a vivir a Marte, nuevos prototipos de naves espaciales y la impresión 3D para construir de manera rápida y eficaz —usando materiales locales— los nuevos habitáculos en otros planetas...

—Fascinante ¿verdad?

Como lo es también la obra de Laia Cuberesalumna del Máster en Motion Graphics Design— titulada Reverse Mapping, realizada sobre la obra Cityscape de Tullio Cralila de la cabecera— y que os muestro a continuación. Una pieza original que cobra más esplendor al ser proyectada sobre el cuadro original o una reproducción del mismo —aunque aquí no puede ser, evidente. Una obra que me ha servido como metáfora para escenificar los cambios artísticos y tecnológicos del último siglo, partiendo de la imagen futurista de la urbe actual.





CONSTRUIDOS

Pero detrás de todo esto están los precedentes del siglo XX, gracias a los que se ha llegado hasta aquí. Están aquellos que abrieron el camino: los precursores de tanta innovación. Los que sentaron los pilares de la arquitectura que se hace en la actualidad y sus obras más emblemáticas o rompedoras. Y no nos olvidemos del uso y la investigación de nuevos materiales adaptados a los nuevos tiempos.

Nos detendremos en  los actores  más significativos: los grandes arquitectos del Movimiento Moderno, la Bauhaus, el Metabolismo Japonés, el High Tech Inglés... por nombrar a algunos.

¡Uf! Esto daría para otro blog por lo menos ¿verdad?

Y vosotr@s ¿cómo os imagináis las arquitecturas futuras?



PE: Viendo la obra artística que he escogido para ilustrar este post, me doy cuenta de que, a día de hoy, la imagen de las ciudades no ha cambiado tanto —al menos en apariencia desde la revolución industrial hasta esta otra revolución tecnológica que estamos viviendo. En cien años los cambios son más interiores que aparentes, más viscerales —referido a sus tripas— que estéticos aunque es cierto que la informática ha sido definitiva para suavizar las aristas o dar forma a las propuestas más innovadoras y espectaculares...

Vivimos tiempos de cambio y ahora mismo aún no sabemos hacia donde se dirigirán —arquitectónicamente hablandopero si de algo podemos estar seguros es que solo el tiempo lo dirá... y el futuro ¿futurizamos?

Comentarios

  1. Yo intentando aterrizar en el presente, y tu devolviéndome al futuro ;) Fascinante post compañera me ha encantado todo él, esta nueva sección tiene una pinta muy interesante. Seguro que aprenderemos mucho contigo, gracias por compartir tanto y tan bueno :)
    Me reía aquí sola porque precisamente ando escribiendo sobre Japón versus el futuro ;) el borrador de un post que titularé Japón-Plutón o algo así :D jajaja :D
    Me ha gustado mucho tu pedacito de novela, ojalá la ciberdesempolves algún día :) y me han molado mucho las dos imágenes de apertura y cierre de post :) geniales, y tu reflexión final, coincido contigo, creo que hay más diferencias en los contenidos que en los continentes ;) Un abrazo vertical y besitos sabáticos. Buen finde my friend!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te hayan gustado todas las partes del post. Gracias por tus elogios. Yo también aprendo un montón haciéndolos. Y volviendo al tema Japón... parece perseguirme por todas partes o soy yo que me veo atraída por él... :D el caso es que me cruzo con temas japoneses por todos lados. El próximo o uno de los siguientes posts puede que vaya de algo japonés ^^

      ¡Ay! y qué ganas de vivir al fin tu odisea japonesa en el blog... ha tenido que ser un viaje fantástico, sorpresivo y alucinante, como tu dices, un viaje al futuro 3.0 por lo menos.

      Me encanta haberte deleitado con las imágenes de arte futurista, en principio iba a poner más y variadas fotos ilustrativas de lo iba contando pero me encontré con el vídeo de Laia Cuberes y me pareció una señal del cielo... por lo que dejé un post futurista-minimalista. Y creo que así ha quedado mejor. Gracias por saber apreciarlo ; )

      Besotes de altos vuelos y buen finde a ti también, maifrén!

      Eliminar
  2. Como siempre.....da gusto leerte !!!
    La verdad es que tal y como estan las cosas los arquitectos y urbanistas tendréis que exprimiros bien el cerebro para dar respuesta a tantos problemas existentes. Las ciudades se estan convirtiendo en masas de hormigón intransitables, donde la polución y el estres que se origina hacen que las personas que las habitan enfermen.
    Faltan espacios verdes donde el hombre reconecte con su verdadera naturaleza. Vivir amontonados en edificios abarrotados de gente y en espacios minusculos, está siendo un problema para muchos.
    La idea de MASDAR, creo que de momento puede ser una gran solución, existen grandes extensiones en el planeta que están deshabitadas porque son lugares donde las condiciones no son favorables para el hombre, así que puede ser una alternativa, extraña, pero puede que viable.
    El transporte es otro de los problemas, pero yo pienso que la solución más cercana será la que pase por el desplazamiento por el aire. Ya existen proyectos muy avanzados que van por ahí, no sé como se organizará, pero puede ser efectivo.
    A los que como tu y yo venimos del siglo pasado y alucinabamos con el fax (a mi me conmocionó, hahaha) ya na da puede sorprendernos.
    Yo estoy preparada para todo y espero vivir suficientes años para asistir a ver todo lo que nos espera en los próximos 30 años.
    Con tu permiso, posteo tu entrada en mi página de facebook porque me ha encantado !!!
    Besos y a seguir publicando artículos tan interesantes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias querida Lourdes. Me alegro de que te haya gustado el post. La verdad es que mi profesión está viviendo una de sus horas más bajas porque la gente piensa que no servimos para nada más que para cobrar honorarios excesivos... se han rebajado a un tercio de lo que se pagaba antes de la crisis, lo que no da ni para malvivir, y seguimos siendo poco valorados o incluso odiados.
      Los problemas ante los que nos encontramos en la actualidad son solucionables y se están haciendo, al menos en Europa, bastantes esfuerzos para mejorar la situación pero una barrera legal, burocrática y política ralentiza muchas veces los cambios necesarios. Unos cambios que suponen un reto que ha de transformar nuestra forma de habitar en los próximos años.
      Masdar es un experimento y habrá que ver cómo resulta aunque hay ya quien le augura un estrepitoso fracaso... habrá que esperar.
      Lo del transporte volador yo no lo veo tan claro, aunque siempre se ha creído que iba a ser así. Va a ser eléctrico, eso creo que sí pero se habla de aceras móviles o de vehículos autónomos que se deslizan mediante magnetismo y lo más probable es que perdamos el derecho a tener transporte privado propio, al menos en las grandes ciudades.
      Yo también espero estar aquí para verlo... las próximas décadas van a ser fascinantes...

      Y tienes mi permiso para postear este y todos mis posts. Encantada de que te gusten, te parezcan interesantes y quieras contarlo en Facebook. Un gran abrazo y un besote ; )

      Eliminar
  3. Muy buen post el que nos comentas ya que muchas veces tmbnos preguntamos nosotras y además vemos muchas peliculas futuristas que intentan reflejar como sería la vida tutura cmo los coches volantes jejej la verdad que en tema aruqitectonico nunca nos lo hemos plateado pero toda la reflexión que tú nos muestras y reflejas nos parece muy interesante!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, la cinematografía ha dedicado muchas horas de metraje a los mundos del futuro, unos más o menos distópicos que otros. Para algunos ha utilizado edificios ya construidos pero adelantados a su tiempo y para otros los han edificado de manera informática... las posibilidades son infinitas y ya las iremos viendo. La verdad es que vivimos en tiempos de cambio y como sucede siempre en momentos así, son fascinantes.
      Celebro haberos interesado en el tema. Gracias por contármelo. Un beso.

      Eliminar
  4. Me a encantado el post!! Lo que cuentas parece taan lejano pero no nos damos cuenta y esos cambios aunque a un pequeño nivel se van produciendo, hay que ir cambiando los hogares pero también la mentalidad porque me ha pasado ir a ver un piso con mis suegros y al decirles que el sistema es de aerotermia y placas solares lo único que preguntaron fue pero...no hay gas? Y en realidad están ante una construcción eficiente y limpia! Lo que mencionas sobre bioarquitectura suena fascinante, bueno en realidad todos los que mencionas pero me ha dejado impresionada lo de los micelios!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que a alguna gente estas cosas le suenan a chino jajaja, pero sin embargo, eso no frena los cambios. Y estos van sucediéndose sin prisa pero sin pausa y el futuro nos envuelve sin que nos demos cuenta. Hace un par de décadas aún era extraordinario tener una vitrocerámica y hoy nadie piensa que pueda haber otra cosa...
      Los materiales nuevos y ecológicos hace tiempo que se están estudiando e inventando. La lástima es que se frene su implante debido a intereses económicos o políticos. En fin, todo se andará. Gracias por leer y comentar. Un besito.

      Eliminar
  5. Me acabas de dejar sin palabras!! No conocía tu obra y el extracto que nos has dejado me ha fascinado, voy a ver si me paso y leo tus post anteriores.
    Felicidades por lo bien que lo describes que me ha hecho transportarme a ese mundo que tu imaginas.
    La verdad que no tengo mucha idea de arquitectura pero me interesa mucho este tema ya que me dedico al diseño y las formas y figuras son super importantes para mi, y quien sabe lo mismo uno de esos edificios puede servirme de inspiración para mi próxima colección.
    No tenia ni idea de la nanoarquitectura y al leer tu post me he puesto a investigar mas sobre el tema y he visto cosas alucinantes.
    Gracias por compartir una nueva visión del mundo, sin duda ha sido un post muy dinámico, prometo seguir leyéndote para no perderme nada.
    Un saludo, Úrsula Padima.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias Úrsula! Bueno, mi obra creo que no la conoce nadie, de momento está en la memoria de mi ordenador y nada más... salvo alguna cosilla que he escrito en algún post, pero las novelas están guardadas de momento porque aún no han pasado el trámite de la edición, es decir, aún no están revisadas y aptas para enseñarlas. Quizá algún día. De todos modos, te agradezco el interés en esas historias y, sobre todo, en mi blog. Y te doy la bienvenida a mi ciber-casa. Gracias por contarme tus impresiones y encantada de servirte hipotéticamente de inspiración... ésa siempre puede encontrarse donde menos se lo espera una. Un besito.

      Eliminar
  6. Yo soy de leer muchos libros, a veces me encuentro con mundos futuristas y leer tu post, me ha hecho imaginar ese mundo que describes y déjame decirte que me ha encantado, tienes un modo de trasmitir lo que quieres contarnos. La verdad que ahora los seres humanos no nos preocupamos por el daño que le estamos haciendo al ambiente y no sé si es que se piensa que estará para toda la vida, pero es lamentable.
    No sé nada de arquitectura pero pude imaginarme lo que describiste y está increíble.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta que te haya podido evocar ese mundo imaginario que he inventado. Lo cierto es que puede haber tantos mundos imaginarios como mentes que los imaginan multiplicado por aquellas que disfrutan de ellos... un número incalculable.
      En cuanto a lo del medio ambiente, o nos ponemos las pilas a nivel global rápido o no habrá vuelta atrás. Y la que sale perdiendo es la raza humana porque el planeta la sobrevivirá sin ningún problema y cuando se haya librado de nosotros, se equilibrará fácilmente.
      Gracias por venir a visitarme, por leer y comentar. Un beso.

      Eliminar
  7. Pues me gusta la visión de tus casas futuristas, de una sola planta y jardines.
    Pero, la evolución de las ciudades es hacia lo vertical: vivienda, oficinas y comercio en el mismo edificio, casi, casi no tienes que salir de tu edificio para susbsistir.
    Sin embargo, yo si creo que en algún momento se tiene que revertir y debemos colaborar con la gente que crece nuestros alimentos.
    Estas ciudades con demasiada gente y dejando en unos cuantos toda la producción de fruta y verdura, carne, leche, huevos, etc... no es posible. De alguna forma tenemos que poder vivir en ciudades y cultivar algunos de nuestros alimentos.
    Ojalá si llegue a ser realidad algún día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto. Pero esas ciudades se prevén verdes y los huertos urbanos ya van siendo realidad en muchos barrios pioneros. En Milán ya lo han probado. Es verdad que hoy en día parece imposible que con tanto campo sin cultivar podamos comer todos. Poco a poco, si queremos sobrevivir, no quedará más remedio que irnos adaptando, está claro.

      Una última cosita, lo que no he dicho es que las casas que imaginé no están en La Tierra sino en lo que llamé colonias, en unas súper-estructuras que orbitan alrededor de la tierra.

      Gracias por acercarte y contarme cómo lo ves tú. Seguro que el futuro va a ser mejor de lo que pensamos ; )

      Eliminar
  8. También pertenezco aa la generación analógica que escribía cartas a mano y usaba una cabina telefónica para comunicarse con los amigos, es impresionante todo lo que nos cuentas sobre el futuro de arquitectura y las ciudades, sería genial poder hacer habitable las zonas desérticas y polares creando micro climas que lo permitan, supongo que el futuro estaremos llenos de ,
    edificios y si los autos van bajo tierra mucho mejor!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, veremos si quedan autos o si, por el contrario, los vehículos ya no son privados, al menos en las ciudades, y son voladores, bajo tierra o en superficie. Solo el tiempo lo dirá pero nos esperan tiempos fascinantes, tanto como los que llevamos vividos en las últimas décadas.

      Ese tipo de ciudades perfectas creadas en lugares inhóspitos son bastante prometedoras... habrá que esperar a ver qué pasa con Masdar o con las ciudades extraplanetarias. Mientras tanto iremos dando cuenta de los avances. Un besito, querida Rebeca.

      Eliminar
  9. Hola guapa
    Que artículo tan interesante! La verdad es que no se mucho de arquitectura aunque me encanta admirarla, eso si tengo que reconocerlo jeje
    Me gusta la idea de la bioarquitectura por eso de que sea sostenible y mezcle materiales lo más naturales posibles. Pero lo cierto es que Nanoarquitectura me parece un concepto muy interesante, arquitectura y nuevas tecnologías juntas pueden dar resultados muy chulos
    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, se abre ante nosotros un futuro apasionante que espero poder contar en esta nueva sección. Hace poco escuché una charla TED acerca de ello y terminaba diciendo que estábamos en una nueva era en la que nos tendríamos que acercar a la naturaleza mientras ésta se acercaba a la arquitectura, lo que daría lugar a una simbiosis entre ambas. Por supuesto se trata de avanzar. Un beso.

      Eliminar
  10. ¡Hola, preciosa!

    Te voy a ser sincera: a mí el futuro de la arquitectura me da pavor. Vivo a media hora de Madrid y las pocas veces que voy a la capital siento que me falta el aire por todas las construcciones que hay. Y yo me pregunto: ¿de verdad hacen faltas tantas? ¿Son realmente necesarias? Toda la ciudad está prácticamente levantada por las obras y nuevas construcciones. Cada vez quedan menos espacios verdes y lugares donde respirar un poquito de aire puro sin sentirte rodeada de edificios. Desde mi punto de vista, habría que encontrar el equilibrio entre lo sostenible (pero lo sostenible de verdad siendo lo más natural posible) y la tecnología adaptada a los seres humanos. Aunque realmente no sé si se conseguirá en un futuro. ¡Espero que sí! Un placer leerte, como siempre. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me gustan los entornos construidos, por eso me dedico a lo que me dedico, pero humanizados por supuesto. Pero es lo que tú dices, de vez en cuando te hace falta respirar en un lugar verde donde no se vean edificios, pavimentos u hormigón de cualquier tipo. Yo vivo en una ciudad pequeña y a nada que me mueva enseguida estoy inmersa en la naturaleza y créeme que se agradece por esa necesidad de respirar entre la naturaleza.

      Pienso que para el futuro las posibilidades son magníficas, sí es cierto que los que ostentan el poder no ayudan mucho pero hay que pensar que el resto somos más y que podremos conseguir un mejor entorno en el que vivir... creo que lo lograremos y las máquinas serán una ayuda. Pensemos en positivo.

      Gracias por leer y comentar. Tus comentarios también son un placer para mí 😉 un beso 😘

      Eliminar
  11. Un post muy interesante. Me parecen muy interesantes y acertadas también tus reflexiones. Me encanta admirar la arquitectura, pero no me he parado en pensar en ella en un futuro, aunque si que tengo claro es que cada vez me gusta menos lo que veo jaja, se me hace "raro", "indigerible" o no se yo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno hay un poco de todo. No sé si eres española o de otro lugar del mundo pero aquí en España hay buenos arquitectos y buena arquitectura. Por otro lado, la especulación salvaje de las últimas décadas ha hecho estragos y tienes razón en decir que hay algunas cosas "indigeribles" pero creo que las cosas mejorarán.
      Gracias por venir y contármelo. Todas las opiniones son bienvenidas. Un beso.

      Eliminar
  12. Muy interesante tu post. Seria maravilloso vivir en un lugar asi, adaptable a ti, creo que sería como vivir en un sueño. Me encanta lo que escribiste, tienes talento para la escritura, espero leer esa novela completa en algun momento cuando la culmines. Excelente post =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias pero aún tengo mucho que aprender acerca de la escritura... y mucho que practicar... es difícil. En cuanto a tener una casa adaptable a un@... en principio parece algo muy bueno pero todo depende de cómo sea de estrecha y sana esa relación entre las personas y las cosas. Podría llegar a ser una completa pesadilla...
      Gracias, una vez más, por venir y contármelo. Un beso.

      Eliminar

Publicar un comentario