black friday ARCH u honorarios mínimos aceptables

black friday lock by BIG IDEAS


 Leer en Español      Read in English

Todo empezó cuando buscaba una foto para la cabecera de mi nueva entrada. La expresión escogida para titular el artículo era Black Friday. Esa que se usa tan a menudo últimamente. Todas las empresas de venta la han incorporado de un tiempo a esta parte y nos hemos familiarizado con ella a toda velocidad. Por esa razón no voy a pararme a explicar en qué consiste. Ya todos sabemos de qué va.

Pues bien, son el par de palabras que se instalaron en mi mente al pensar en la situación actual de la profesión y después de leer los posts de algunos compañeros blogueros o escuchar las preguntas indiscretas de los que nada tienen que ver con ella. No podemos negar que nuestra profesión, nuestra amada arquitectura, se halla de capa caída en este país desde hace una década. Esta situación no parece mejorar con el tiempo como el buen vino, que va, todo lo más, sigue avinagrándose un poco cada día. Hay una persona en particular de mi entorno que está empeñada en que la única solución es abandonar el barco, como las ratas, y emigrar a otro país. Yo me niego. Me he propuesto que ningún político retorcido y torticero va a expulsarme de mi hogar patrio. Estaría bueno que cada persona a la que le va mal aquí, tuviera que salir por piernas hacia otros horizontes. Casi todo nuestro colectivo tendría que hacerlo y medio país, si me apuras.

La cuestión es que, además de la crisis mundial, los primeros culpables de nuestra patética situación son los integrantes del gobierno que, muy obedientes a las directrices europeas, se han ocupado de liberalizar el mercado. No os descubro nada nuevo, pero otros están implicados. Lo que encontré buscando la dichosa foto, es que muchos de los nuestros hacían ofertas llamadas así: Black Friday. Es una especie de redundancia: el Black Friday del BLACK FRIDAY general que vivimos desde hace tiempo. Porque por hache o por be, hemos entrado en esta rueda sin fin y, para intentar salir de ella ¿qué hacemos? Seguirle el rollo a los que nos están hundiendo y hacer lo mismo que ellos.

Sé muy bien que vivimos en un sistema de libre comercio y que cada quién es muy dueño de usar sus propias estrategias de mercado. Sé que hay que atraer al cliente de alguna manera y que lo más fácil es recurrir a algún tipo de oferta (prefiero el término español). Pero ¿sería demasiado pedir que no siguiéramos haciéndonos daño a nosotros mismos? Creo que no hay cabida para rebajar aún más lo ya rebajado porque, al final, lo único que vamos a ver, no va a ser el tan ansiado aumento de ingresos, no. Lo que vamos a contemplar será la cerradura ídem[1]  que ilustra este artículo, montada en una puerta que se cierra en nuestras narices. Y, con este último Black Friday, conseguimos el triplete ¡BIEN! O mejor dicho: ¡MAL! ¡MUY MAL!



[1] Cerradura inteligente Friday Smart Lock (fotografía): www.fridaylabs.net

Comentarios

  1. Hola MJ, por desgracia la burbuja inmobiliaria se pinchó, pero no hemos conseguido volver a la situación actual. Hay muchas profesiones que van a tardar en recuperarse y muchos profesionales que no consiguen un puesto de trabajo adecuado a su formación.
    Mucho ánimo, no pierdas la esperanza, y ojalá pronto el Black Friday de los arquitectos se aclare.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Muchas gracias por los ánimos. Nos hacen falta. Aunque me temo, creo que todos nosotros nos tememos o realmente lo sabemos, que la arquitectura ha muerto. Al menos la que existía antes de la crisis. Y eso es muy malo para todo el mundo.

      Eliminar
  2. Te entiendo perfectamente y no todo el mundo tiene el valor de expresarse tan abiertamente.
    Yo opino como tú. Porque unos hayan querido arruinarlo todo y el trabajo esté muy mal, que actualmente después de una década anda que no cuesta... no voy a irme de mi propio país a otro para buscar.
    Ójala las cosas cambien, pero tiene pinta que va a durar todavía más. Por eso entiendo en parte, a tu conocido. Pero abandonar tu país donde naciste? No. Estoy contigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y abandonarlo porque te obliguen... ¡No! ¡De ninguna manera!

      Eliminar
  3. El libre comercio ha dejado una competitividad tremenda en los precios que consiste en dar al empleado una mierda de sueldo para conseguir los precios mas baratos y así conseguir clientes, pero esos clientes no van a ser fieles porque van a seguir buscando el mejor precio la siguiente vez que necesiten el producto o servicio, con lo que con la venta no habrás conseguido ni cliente ni beneficio en la transacción.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto. Pero en este caso, si alguien te hace una casa que no te gusta, no puedes devolverla ni cambiarla por otra. Es de locos. Los alemanes nos han obligado a quitar los honorarios mínimos pero, en su país, ya los han vuelto a fijar hace tiempo. NO HAY DERECHO. La Europa de segunda es esclava de la Europa de primera.

      Eliminar
  4. Ostras, pues no tengo mucho contacto con el mundo de la arquitectura, pero no hubiera dicho nunca lo que comentas que es una profesión que esta algo de capa caída en España! Nunca habia visto estas rebajas como hacerse daño por rebajar algo que ya esta rebajado, me has hecho pensar, esa es la verdad. En fin, te mando mis ánimos, espero que la situación mejore poco a poco, tampoco yo soy muy partidaria de abandonar el barco, asi pues, al pie del cañón y a esperar tiempos mejores!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Exacto! La realidad es que las cosas nos van muy mal. No se hacen obras y en el resto de trabajos es una rapiña. Llevamos años luchando porque se recuperen los honorarios mínimos. Nosotros también tenemos derecho a un sueldo base como hay en todas las profesiones. Pero hay muchos que por coger un trabajo venderían a su madre. Y otros que engañan y supuestamente venden unos servicios que luego no son tales. Esa gente le hace muchísimo daño a la profesión. Y lo dejo aquí porque este tema me enerva.

      Eliminar
  5. Interesante post y reflexión compañera. Muy de acuerdo contigo en casi todo. Quizás por ser Licenciada en Ciencias del Mar tuve muy claro que si quería ser coherente conmigo misma y mis pasiones...tendría que irme fuera. Cuando acabé la carrera ni si quiera había en el INEM un código para asignar a nuestra licenciatura :o En el Pleistoceno, desde 2002, me fui un par de veces a trabajar fuera persiguiendo mi bicho-pasión y sabiendo que volvería. Trabajé en México y en Cabo Verde y volví en 2004. Para mi fue una experiencia muy enriquecedora. Desde entonces continuo dedicándome a la conservación y a la investigación de fauna marina :D así que imagina mi panorama laboral. Era estable hasta la crisis, y ahora trabajo a trompicones :/ Llegado el caso no tendría problema en volver a irme fuera, y regresar... o no según la vida ;) Quizás sopeso el mucho peso de mi bicho-pasión y lo enfoco como una experiencia vital, como un largo viaje que me permite conocer otra cultura, enfoques, realidades...Que es una mierda que sea obligado por una situación socioeconómica de un país mal gestionado...pues sí :( pero como tiendo al relativismo...nunca pierdo de vista que siempre hay un peor :/
    Un abrazote linda MJ a ver si vuelven las burbujas, pero de oxígeno ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, mi querida Cristina, un poco o un mucho de oxígeno no vendría nada mal...
      Menuda bicho-viajera que estás hecha. No hay quien te gane, eh.

      Nuestro problema es no tanto la crisis, igual en toda Europa, sino el baremo mínimo que antes fijaban los colegios profesionales y que nos han suprimido con el pretexto de facilitar la apertura de negocios. Eso es lo que nos ha hecho polvo. Así no podemos aspirar a un salario digno. Es como si, de golpe y porrazo, se eliminara el sueldo base a los trabajadores y cada empresario iniciara una puja a la baja para contratar a sus empleados. Éstos rebajarían el precio para poder trabajar hasta límites que no les permitirían la simple subsistencia. Eso nos pasa a nosotros. Por eso debemos tratar de convencer a los que hacen eso de que así todos salimos perdiendo y no cejar en el empeño.

      Lo de expatriarme, ni lo contemplo ni me da la gana, y tengo una situación personal que no me lo permite, así que aunque a priori pudiera ser enriquecedor que no lo dudo, yo ya no juego en esa liga. Yo ya no estoy en edad ni en situación de...

      Sé que debemos reinventarnos para sobrevivir pero yo todavía estoy buscando el camino... y me hago eco de la canción de Danza Invisible: "Malos tiempos para la lírica..."

      En fin, me ha encantado conocer un poco más de tu historia y te envío un abrazote enorme mi querida compañera. ;-)

      Eliminar
  6. Hola!!
    Yo creo que el problema de las personas que deciden dejar el país no es otro que el hecho de que aquí no le damos ( y me incluyo) el valor a las personas y su trabajo. Últimamente estamos en una situación en la que nos quejamos por cualquier cosa sin pensar en que detrás de las situaciones hay personas, y un día podemos ser nosotros o cualquier familiar nuestro el que este detrás de esa situación, y entonces si, en ese momento que nos tocan lo que nos duele , vemos la situación de otra forma. Tenemos falta de empatia total y sobre todo falta de objetividad, porque uno lo haga mal, no toda la profesión debe ser juzgada con la misma vara. En resumen, mucho animo y por mi parte tengo claro que el Black Friday no es aplicable a todo en la vida, aunque nos hagan ver que si. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tema es que vivimos en un mundo excesivamente materialista. Todo se mide por el rasero del dinero. Ganar dinero y consumir es lo único importante a pesar de que eso no significa nada a la hora de vivir. Pero vivir de verdad. La vida es otra cosa.
      Gracias por tu apoyo y por leer mis cuitas y emitir tu opinión. Vuestras opiniones hacen grande este proyecto.

      Eliminar
  7. Sí que parece que con la burbuja inmobiliaria se pensaba en obreros, constructores y demás y al fin y al cabo lo primero es el diseño. Me sorprende que la situación de tu profesión no haya mejorado, porque lei no hace mucho que había un repunte en la construcción. Cuántas veces se ha escuchado eso de "vete fuera y te irá mejor" pero no es la solución, saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto. La construcción solo repunta en China me temo. Ni idea de dónde sacan esos datos, la verdad. Poco o nada se construye y hay una enorme rapiña para conseguir ese poco trabajo que sale.
      Eso es lo de si la montaña no viene a Mahoma...

      Eliminar
  8. Suena fuerte lo que comentas, pero no dista de la realidad que aqueja también a Lims, donde los trabajos están mal pagados y cada vez es más complicado conseguir un puesto de trabajo bien remunerado, peor desde que los venezolanos nos han invadido, todo esto es la parte fea de la globalización porque en la actualidad ya no es una solución migrar a otro país porque la crisis económica viene afectando a USA y Europa por igual.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto. Hemos globalizado para bien o para mal el mundo mundial. Ya no tenemos adónde huir... A Marte. Tendremos que largarnos allí como The Martian pero sin billete de vuelta. Sniff :-(

      Eliminar

Publicar un comentario