kumo — la nube congelada




 Leer en Español      Read in English

Primero, comprobó la etiqueta...

Kumo (Cloud) 3.3.1 | Miya Ando | 2017

Todo correcto —escrita como siempre en sus dos idiomas maternos: japonés e inglés—. Luego, hizo lo mismo con el folleto de la exposición. Estaba bien. Echó un vistazo a su obra. Allí, delante, en una urna revestida de azul marino, descansaba aquel pequeño objeto: su escultura. La iluminación era perfecta ¿Tendría buena acogida? No había manera de saberlo hasta la inauguración ¿Podría transmitir su idea? Siempre se hacía esa pregunta durante las horas previas. De repente, sin avisar —como el relámpago de un flash— una imagen se impresionó en su cerebro.

Escultura para la Glass House, New Canaan.

Caminaba lentamente por el estrecho sendero que recorría la parcela. El grupo de visitantes no la dejaba avanzar a su propio ritmo porque era demasiado numeroso. Eso no le hacía ninguna gracia. A ella le encantaba ir a su aire, sin que nada ni nadie la condicionase. Le gustaba sentirse completamente libre y allí no podía hacerlo. De una cosa estaba segura: aquella visita no había empezado con buen pie.

Kumo se inspira en una visita a la Glass House de Philip Johnson
visita glass house

Lo primero que vio le resultó paradójico. Era una construcción masiva, realizada en ladrillo visto, con pocos huecos y redondos. Algo bastante inusual. Podría compararse —dada su envergadura— con una simple caballeriza. Apretó los labios y levantó una ceja: su típico gesto de decepción. Si todo lo demás era igual... iba a ser la visita más corta de la historia de las visitas. Su yo interior —que solía ir por libre— la frenó justo antes de girarse para salir de allí. Seguro que la colección de arte cumplía las expectativas...

Brick House. New Cannaan. NY
casa de invitados new canaan

Se rezagó un poco. Pretendía dejar que se fuera todo el mundo para disfrutar la visita como a ella le gustaba: en soledad. Tenía que reconocer que el dormitorio de la casa de invitados la había sorprendido. Miró a su alrededor, no quedaba nadie y una idea fugaz cruzó su mente: tumbarse en la cama. Sólo por ver cómo se sentía debajo de aquellas inesperadas bóvedas. Emularía a Andy. Sin embargo, la rapidez no era su fuerte y, cuando quiso darse cuenta, el vigilante estaba junto a ella invitándola a salir. Tuvo que conformarse, se encogió de hombros y obedeció. Quizá la próxima vez...

Andy Warhol en el dormitorio de la Brick House. New Canaan.CT
Andy Warhol invierno 1964-65

Se encaminó hacia la puerta. La luz proveniente del exterior brillaba ahora con fuerza, dándole a la hierba del jardín un tono mucho más vivo. El cielo casi se había despejado por completo mientras estaba en el interior. Alzó la mirada y vio las nubes de algodón "¡Qué expresión más ridícula!" pensó, pero tenía que reconocer que eso era exactamente lo que parecían. Pequeños trozos de algodón colgados sobre los árboles. Avanzó unos metros, muy pocos, los justos para ver el reflejo en la fachada. Y el mundo se paró.

La casa de cristal se había opacado a sus ojos, convirtiéndose en un precioso recipiente de nubes. Un contenedor etéreo que —a partir de ese momento— se convertiría en su única obsesión. Una obsesión que nunca buscaba, aunque ésta se empeñara en perseguirla una y otra vez. Era la misma sensación de siempre, tan familiar desde la niñez. Esa que la obligaba a crear. A tomar cualquier materia entre sus manos para convertirla en otra cosa: en un trocito material de su propia alma.

Foto de la Glass House tomada por Anne Leibovitz
nubes glass house

"Atrapar el cielo en una caja... o tal vez solo congelar un momento"
. Una idea —para ella y para cualquiera— bastante ambiciosa. Plasmar un sentimiento concreto en un instante concreto del tiempo. "De eso va el arte" reflexionó. 

Ahora se hallaba delante del resultado. Un pequeño cubo de cristal óptico —7,2 cm x 7,2 cm x 7,2 cm— que contenía una nube. La misma que captó en New Canaan, Connecticut, el día de la visita. Era solo una de las veinte piezas de la serie limitada.

Una sonrisa asomó a sus labios. Había logrado congelar algo que, por su naturaleza cambiante, su inmaterialidad o lo efímero que resulta, es imposible de capturar. Las nubes —con su cambio constante— siempre le habían parecido una especie de metáfora que representaba a la perfección la idea de transitoriedad de todas las cosas. Y eso le diría —esa misma noche— a todo aquel que se interesara por Kumo en la fiesta...


PE: ARQUITECTURA QUE INSPIRA ESCULTURA. No es para menos. Una casa —la Glass House— que guarda a su abrigo una excepcional colección de arte, atesorada durante décadas por sus dueños: el arquitecto Philip Johnson y su pareja, el conservador de arte, galerista, crítico y coleccionista David Whitney.


¡UN MOMENTO!
¡ESTO TODAVÍA NO HA TERMINADO!

De acuerdo, me habéis pillado, ahora es cuando sale el siguiente letrero:

via GIPHY

Lo confieso: ESTE RELATO ES FRUTO DE MI IMAGINACIÓN. Pura ficción. TODO, SALVO DOS COSAS: La protagonista —Miya Ando— es real y su inspiración es cierto que surgió en una visita a la casa. Solo ella sabe de verdad cuales fueron sus auténticos pensamientos en ese momento. Lo único que yo he hecho, ha sido novelarlo un poco. Me disculpo por tomarme la licencia y ponerme en la piel de la artista.


Comentarios

  1. me has dejado impactada con este post, que profundidad, es para estar pensando un largo rato, me gusta. y las imagenes escogidas son sensacionales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la parte que me toca, aunque el mérito, realmente, es de las casas que salen. Son consideradas obras maestras de la arquitectura... Desde luego, marcaron un hito y una revolución cuando se construyeron.

      Eliminar
    2. En 1949. Y aún son vanguardistas...

      Eliminar
  2. Por un momento creí que estaba leyendo la rewiew de un libro o de una película. O la historia de una estrella famosa. Me ha gustado mucho tu relato, creo que eres una gran escritora. Me ha encantado desde el título, que es muy original, las fotos, así como el relato. Una manera muy original de describir las estancias. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Me sacas los colores. El título se lo debemos a la escultora: Miya Ando. Es medio japonesa, medio estadounidense y usa los dos idiomas, el japonés y el inglés. Kumo es nube en japonés. Una palabra bonita, la verdad. ;-)

      Eliminar
  3. Muy original el post, comentarlo en forma novelada, hace que la arquitectura se sienta más cercana e incluso ver las cosas con otra perspectiva, otro interés... me encantan las fotos de la Glass House y de las obras de arte que custia en su interior, felicidades por el post de nuevo, besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas muchas gracias! No sabes la ilusión que me hace que me digas esto. Esa es la idea. Interesar a la gente en la arquitectura de forma amena y cercana.
      Muchos compañeros se quejan, en realidad todos nos quejamos, de que no tenemos sintonía con la gente. Creo que básicamente es un problema de comunicación y de instalarnos en un tipo de lenguaje demasiado técnico.
      Lo que me gustaría es poder contagiar el entusiasmo que nosotros tenemos por nuestra profesión.
      Repito: ¡Muchísimas gracias por tu comentario!

      Eliminar
  4. Wow tienes mucha pasta para esto, me encantó la interpretación que le das, los momentos y matices, la arquitectura sin palabras, una maravilla, la introducción a este post, lo amé! Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que estoy encontrando mi estilo por fin. Después de darle vueltas y vueltas. Tras mezclar las diferentes artes entre ellas, es una vuelta de tuerca más la de mezclarlo también con la escritura de ficción a la que tanto me he aficionado últimamente.
      Me encanta que te haya gustado. ¡Un millón de gracias por tu comentario! Me quedo más ancha que larga. 😊

      Eliminar
  5. A veces lo que en un primer momento nos decepciona luego visto desde otra perspectiva tiene mucho sentido.
    Casi mejor que no fuera rápida en meterse entre las sábanas porque habría sido una situación incómoda de explicar al guardia de seguridad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto. Hay que dejar que las cosas fluyan y sigan su curso. Que nos lleven a dónde nos tengan que llevar... Gracias por comentar.

      Eliminar
  6. Una perspectiva ciertamente original la de esta artista aunque en esta ocasión no casa demasiado con mis gustos pero me gusta conocer otros puntos de vista tanto artísticos como en cualquier ámbito, para abrir mi mente a territorios inexplorados.. muaksss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí es original, sí. Abrirse siempre es bueno y, a veces, acabamos sorprendiéndonos a nosotros mismos. Un beso.

      Eliminar
  7. No me extraña que te hayas inspirado tanto con esta joya. A veces, las cosas menos pensadas, provocan toda clase de sentimientos y sí, te has tomado la libertad de escribir por lo que te ha inspirado esta pieza de arquitectura. Me parece, realmente, genial

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Es que la obra de esta artista me parece exquisita. 😍

      Eliminar
  8. El arte nutre al arte, se retroalimenta y origina nuevo arte. El poder de la creatividad es imparable y maravilloso, como este relato, que, aunque ficción, perfectamente podría ser la reflexión real de la artista en un proceso de creación único, nacido de la inspiración de otra obra. Me ha ecantado esta historia, simplemente magnífica.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. He reflejado, por supuesto, sentimientos, dudas, reflexiones que a mí misma me asaltan en situaciones parecidas. Me alegra que te haya gustado.

      Eliminar
  9. Que precioso lugar jamás me imaginé una casa de cristal y la forma original como lo narras da gusto de seguir leyendo como no inspirarse así verdad, el arte es algo lindo no todo el mundo lo descubre, muy bueno saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto. Es bonita. Según sus habitantes, vivir allí es como ir de acampada al bosque pero contando con un techo sobre la cabeza. Gracias por tus halagos y por leer y comentar. Un beso.

      Eliminar
  10. jajajajaja fijate que cuando estaba leyendo el relato estaba bastante confundida, no entendia nada, es decir, no sabia si era realmente un relato inventado o real y no sabia ni que decir hasta que llegue al final y dijiste que es producto de tu imaginación y me eche a reir jajajajaa esta muy bueno, me gusto =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya veo. Me alegro de que te haya gustado. Gracias por leer y comentar.

      Eliminar
  11. Hola. O sea, a ver si lo he entendido bien, que creo que sí, después de indagar un poquito: tú has novelado, creando un relato de ficción, sobre el proceso con el cual se inspiró Miya Ando para crear una serie de 20 cubos de cristal que dentro contienen nubes. Después de visitar la Glass House en New Canaan... ¿es eso? Ya he visto ese cubo en varias webs, hace unos minutos. Ya veo, es artista, que no arquitecta, estadounidense y de ascendencia medio japonesa medio rusa.
    Supongo que lo sabrás o habrás intuido, kumo es nube en japonés. Es este kanji... 雲 ( kumo, くも).
    Jajaja, ya empiezo a enrollarme como en el blog de Cristina. Que sepas que este kanji parte o se forma a partir de otro, que es el kanji de lluvia. O dicho en otras palabras, el radical del kanji de kumo es el kanji de lluvia, que es la parte de arriba que tiene ocho trazos, la pongo aquí... 雨: ame (あめ). Hay que fijarse bien porque aquí se ve pequeño. Es un kanji muy gráfico, pues se puede interpretar como ocho gotas de lluvia que se ven a través de una ventana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Exacto! Lo has entendido a las mil maravillas... Leí en The Glass House Design Store la reseña de esta obra y decidí novelarla contando las sensaciones que Miya Ando pudo tener en esa visita inspiradora. Haciendo storytelling sin saberlo. Es parte del estilo que me he ido forjando en el blog. La verdad es que cada post me inspira formas diferentes de abordarlo... es algo así como hacer arquitectura... para mí, el lugar es básico para dar una u otra solución.

      Veo que te llama la atención que sea artista y no arquitecta : ) aquí se habla de arquitectur[ARTE] que es la fusión entre arquitectura y uno o más de los otros nueve artes. La arquitectura solo es el hilo conductor para hablar de arte... cosas raras que se me ocurren ; )

      Kumo... sí, ya sabía que quería decir nube en japonés, al ver que la artista era medio japonesa investigué el asunto. Ahora, lo del kanji ya es harina de otro costal... he leído tus clases magistrales acerca de los kanjis en el blog de Cristina. Sabes un montón sobre estas cosas ¿eres medio japonés como Miya, estudioso del Japón, vives en el país nipón o cuál es el misterio? Me has intrigado una barbaridad. Los kanjis son una preciosidad, siempre me han atraído estéticamente hablando, como lo hace la arquitectura y el diseño de ese país y habrá posts sobre arte de ese país. Ya tengo uno sobre un museo de maquetas: archi-depot. Me ha encantado esa idea de las ocho gotas de lluvia en la ventana... así no es tan difícil aprender este maravilloso alfabeto y su espectacular escritura...

      Eliminar
    2. Hola. Muy interesante Miya Ando. Me parece genial que la arquitectura sea el hilo conductor hacia otras artes, no es ninguna idea marciana, al contrario.
      Mis clases magistrales... jajaja. Muchas gracias. No tengo sangre nipona en mis venas, soy catalán. No hay demasiado misterio en ello: me interesaba tanto este idioma, era una espina que tuve clavada tantos años que al final me decidí y me apunté a la Escuela Oficial de Idiomas. Siete años estudiándolo. Porque el nivel allí es muy alto, para todos los idiomas. Como curiosidad, de esto hace algún tiempo: terminé en el 2003, pero todo lo básico lo recuerdo bastante. Es que aprendes de todo: los kanjis, cómo dibujarlos, el número de trazos, los dos silabarios, a leer, a escribir, vocabulario, a hacer redacciones, etc. Es muy difícil este idioma, creo que de los más difíciles que existen. Pero seguro que las pasaría canutas con el chino, el árabe o el euskera...
      Los kanjis son fascinantes. Sí, es un idioma muy gráfico y bonito, y lo interesante es que cada kanji o dibujo aporta en sí un significado. Incluso varios, pudiendo ser sustantivos, verbos...
      Me equivoqué en la última apreciación: el kanji de kumo tiene en total 8 trazos, pero las gotas de lluvia que se ven son solo 4, los 4 puntitos centrales.

      Después lo pensé, porque si esto es kumo... 雲

      Y esto es lluvia... 雨

      Tenemos otros kanjis que también "parten" del radical de lluvia (parte superior del ideograma)...

      雪: yuki (nieve).

      電: inazuma: relámpago, rayo, centella

      雰: kiri... niebla, bruma

      Como puedes ver, hay un hilo conductor o una lógica a nivel etimológico o de ideas. En este caso la lluvia y diversos fenómenos meteorológicos. Un lejano día nos explicaron y mostraron que los kanjis más elementales nacieron de simples dibujos de la realidad, como el sol, la luna, el fuego, etc. Otro kanji que puede recordar en parte a una figura real es el de mujer...

      女: onnna: mujer, femenino

      Bye bye...

      Eliminar

Publicar un comentario