palo de lluvia — una instalación de arte




Instalación artística en un edificio de Bilbao. Palo de agua. Rain stick installation.
palo de lluvia rainstick

 Leer en Español      Read in English

—Abuelo, abuelo...— susurró el niño al tiempo que tiraba, insistente, del brazo del anciano.

Éste se llevó una mano a los labios y, estirando el dedo índice, lo colocó delante de la boca en posición vertical. Le dedicó un guiño cómplice. El pequeño obedeció. Giró la cabeza y sus grandes ojos negros se posaron en aquel individuo enorme que se movía convulsionando en el centro del grupo. A continuación, el hombre se paró y, ya erguido por completo, empezó a inclinar el palo largo que portaba, lo hizo de forma lenta y ceremoniosa. El instrumento dejaba escapar un sonido suave y matizado que se intensificaba un poco para disminuir antes de acabar. (Para ahora y escucha)   Lo hizo así varias veces, seguido por la mirada atenta de los miembros de la tribu. Una vez hubo terminado, el grupo se dispersó en total silencio. Ni un sonido. Ni tan siquiera el roce de sus pies con el suelo al marcharse.

Llamando a la lluvia con un palo de lluvia
Leo Rojas via youtube

Cada año, sin excepción, tenía lugar aquel curioso ceremonial, justo antes de que llegara la estación de las lluvias. El muchacho tardó bastante en comprender el sentido de esas escenas anuales, hasta encontrar la relación entre ambos hechos. Eso pasó cuando cumplió los siete años. Por entonces sucedió un hecho trascendente para su gente. Ese año no llovió y la tribu tuvo que abandonar su territorio debido a la escasez de agua. Jamás regresaron.

Lejos de allí deseó tener su propio palo. Algo que le recordara quién era y de dónde procedía. Primero buscó el material y luego lo construyó. Utilizó una caña de bambú que, con paciencia infinita, fue preparando para formar el instrumento. Realizando a la perfección su papel de luthier, troceó todas y cada una de las astillas que colocaría en su interior formando una espiral. Recolectó las semillas y las dejó secar. Las guardó en un cofre hasta que, una vez terminada la estructura, las depositó en el interior y, por último, cerró el tubo. Durante años el chico, ahora convertido en un hombre, dedicó su tiempo libre a arrancar aquel sonido tan ancestral de su palo de lluvia. Cada vez que lo hacía regresaba un poco a su añorada tierra.

El músico Leo Rojas tocando un palo de lluvia
Leo Rojas músico

Un día, vio una noticia en su tablet: "Un artista español ha hecho una instalación en un edificio. Se llama Palo de lluvia y une a dos ciudades separadas entre sí nueve mil kilómetros". La historia le interesó. Le entusiasmó el hilo conductor entre las antiguas tradiciones y las nuevas tecnologías. La fotografía animada que anunciaba el evento, lo decía todo. Aquellas luces que se encendían y apagaban por la fachada del edificio le hacían pensar en la bajada de las semillas por el interior del instrumento y en las gotas de lluvia que debía atraer su llamada. Eran la viva imagen de ambos movimientos.

Leyó más sobre el asunto. Tendría lugar tan solo durante una semana —del 5 al 13 de abril— en la ciudad española de Bilbao. Una instalación realmente efímera. Realizada en la Torre Iberdrola, donde Eugenio Ampudiael artista artífice de la obra— intervendría por segunda vez. Ya lo había hecho en 2016 con "Switch-On". En esa ocasión, buscaba conectar a la gente con la torre y ahora el propósito era hacer lo mismo con espacios: ciudades. Brasilia y Bilbao eran las dos urbes escogidas. "No puede ser", pensó notando la descarga de emoción que resbalaba por su espalda. "Mi ciudad..."

El movimiento de los 4.500 puntos de luz LED vendría marcado por la combinación de los datos de presión atmosférica, temperatura, humedad ambiental y fuerza del viento, extraídos en tiempo real de estaciones ubicadas en ambos lugares. Unos valores numéricos que decidirían las variaciones lumínicas específicas, provocando esa preciosa lluvia luminosa en la fachada del edificio.

La instalación estaría marcada por dos premisas concretas, enfocadas hacia la unión de la humanidad:
  • Acortar distancias entre sociedades, releyendo la globalización en que vivimos. 
  • Recordar que tenemos objetivos globales de lucha contra el cambio climático. 
El palo de lluvia —originario del Amazonas— había viajado al otro lado del mundo para actuar como nexo entre nuestras costumbres antiguas y las más modernas, entre pueblos lejanos que hoy se acercan más que nunca.

Miró el instrumento que aún sostenía en sus manos y sonrió. Nunca hubiera imaginado que aquel modesto objeto pudiera ser capaz de algo así. "Siempre hay personas extraordinarias capaces de sacar de lo ordinario cosas inimaginables", pensó. Sentía un inmenso orgullo de pertenecer a su pueblo y una gran felicidad. Ahora, ese insignificante trozo de bambú, volvería a darle una nueva satisfacción. Y no solo se la daría a él, también la disfrutarían todos los que vieran la obra del artista. Estaba seguro.




PE: Supongo que hacer sonar un palo de lluvia en realidad no interviene en el clima pero, por favor, Dios de la lluvia, haz oídos sordos. Ya está lloviendo demasiado ¡Corta el grifo ya! 
Menos mal que mañana, día 13 de Abril, se acaba el evento.


Comentarios

  1. Me encanta el sonido del palo de lluvia, puedo estar girándolo durante mucho tiempo solo por el simple placer de oirlo al igual que me encanta sentarme en la ventana a ver llover los días de lluvia.
    No conocía esta torre de Iberdrola y mucho menos que estuviera inspirado en un palo de lluvia. Es muy original.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí. A mí me pareció genial esa unión entre lo ancestral y lo tecnológico. Y encima, usando un edificio como vehículo. Me parece brutal.

      Eliminar
  2. Tenía un palo de lluvia que no recuerdo quién me lo regaló de algún viaje que hizo, y siempre me ha parecido muy relajante su sonido, he tenido la suerte de ver la instalación de la torre de iberdrola y me pareció preciosa, me encanta que Bilbao se esté poniendo así tan bonito, besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué suerte! A mí me encantó toda la historia. Y nunca había escuchado ningún palo de lluvia. Ha sido todo un descubrimiento. Enhorabuena por una ciudad tan chula.

      Eliminar
  3. Hola!!
    Qué historia tan original y bonita. Nunca había oído un palo de lluvia, me ha encantado. La unión entre lo antiguo y lo moderno a tantos kilómetros de separación. Tampoco sabía que en Bilbao había esta torre de Iberdrola, no me pilla muy lejos así que un día que vayamos a pasar el día fijo que la veo y me acuerdo de ti.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me pasó exactamente lo mismo. Ni conocía el palo de lluvia ni la torre. Aunque me pilla más lejos que a ti. Haré una visita virtual... :D
      Tienes la localización concreta al final del post aunque no tiene pérdida. Un beso.

      Eliminar
  4. Me ha encantado la historia, la conexión y, por supuesto, la torre. Creo que Bilbao cada día tiene más que decir en lo que a arquitectura se refiere y me alegro mucho, la verdad, ya que es una ciudad que tengo muchísimas ganas de conocerlo y ahora, si cabe, unas poquitas más. Muaksss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! A mí también me encantó pero tuve la sensación de que habían contado la noticia fatal y, por eso, he querido hacerlo yo de otra manera, profundizando un poquito más.
      Me alegro de que te haya gustado. Muaksss a ti también.

      Eliminar
  5. La primera vez quw vi y escuché un palo de lluvia fue en una misa, su sonido es muy relajante, interesante exhibición que muestra la cultura ancestral del Amazonas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí. Sobre todo para nosotr@s l@s europe@s. L@s que vivís en América ya conocíais el palo de lluvia. Aquí poc@s lo conocen. Es una forma fantástica de hermanar pueblos y culturas. ¡Genial el Sr. Ampudia!

      Eliminar
  6. Hola. Me ha gustado mucho leer esta historia tan bonita. No tenía ni idea de lo que era un palo de lluvia así que muchas gracias por esta entrada. Me parece una ideal genial la que han tenido con esa torre el Bilbao. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí. A mí me pareció maravillosa también. Lástima que este tipo de instalaciones pasen prácticamente desapercibidas. Un beso.

      Eliminar
  7. Qué historia tan bonita, cada vez que te leo me haces dudar si es tuya o lo has encontrado en la red :$ Una pena que me entere ahora de este espectáculo, ya que tengo ganas de volver a Bilbao...Aún así gracias al vídeo me hago una idea, saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es mía. Toda mía. La historia, claro ¿Por qué dudas de que lo sea? Me pongo en situación y echo a volar la imaginación. No es tan difícil. Y le he cogido gusto a escribir ficción. Ya lo he hecho tres años consecutivos en NaNoWriMo, así que...

      Eliminar
  8. La verdad es que la historia es original a la par que bonita, me encantan los palos de lluvia y escuchar como llueve,la verdad es que el espectáculo tiene que ser muy bonito, y con tu video me han dado ganas de volver a Bilbao, que hace como medio siglo que estuve por última vez

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues va a resultar que yo era de las contadas personas que no sabían qué era un palo de lluvia ni como sonaba... hum...
      Bilbao. Bonita ciudad. La obra de Ampudia, muy buena.

      Eliminar
  9. Hola,
    Nunca había oído hablar del palo de la lluvia pero me ha fascinado su sonido, qué relajante! Pero tienes razón que pare de llover jejjeje qué parece que no hay manera de que nos arranque el verano este año. Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú eres de las mías. De las que no sabían del palo de lluvia. Esa que nos ha tomado cariño y le cuesta abandonarnos... 😘

      Eliminar
  10. Qué curioso todo me ha encantado la historia ahora me han dado ganas de visitar esa torre pero si que pare de llover por dios estoy harta de tanta lluvia ese tiempo me deprime yo donde este el calorcito el sol que se quite todo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ha sido mi manera de contar una historia que me ha parecido preciosa. Hermanar dos ciudades tan lejanas y dos épocas tan diferentes.
      La torre es de Pelli, uno de los arquitectos italianos actuales más renombrados. Especialista en edificios de gran altura, o sea, lo que viene a llamarse torre o rascacielos. 🌞

      Eliminar
  11. Yo he hecho un palo de lluvia hace muchos años (aunque ya no sé en dónde quedó) y es un sonido hermoso, es inclusive terapéutico para niños y adultos, solo que de la torre no sabía nada, además que me queda muy lejos jeje, en mi país (México) escucho en las noticias que hay lluvias pero no en mi ciudad jeje no ha llovido casi nada y morimos de calor así que creo que voy a empezar a elaborar uno con mis hijas para ponernos a tocarlo a ver si así Tlaloc (el Dios azteca de la lluvia) nos manda un poco por este lado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué mal repartido está el mundo, hay que ver. Aquí nos ahogamos en agua literalmente y ahí ni una gota. Ya he visto, mientras buscaba información, que el palo de lluvia es una manualidad muy socorrida para entretener a los niños de cualquier edad. Pues nada, te animo a que os pongáis manos a la obra sin pérdida de tiempo. O podéis hacerle algún tipo de ofrenda a ese dios vuestro con un nombre tan chulo y que me acabas de presentar. Esto es lo bueno de interactuar. Me dejas contenta. Un beso.

      Eliminar
  12. Qué historia tan bonita nos has narrado y muy curiosa a la par. La verdad es que este año no podemos quejarnos sin duda. Me quedo con una frase que has puesto que me ha parecido sensacional; Siempre hay personas extraordinarias capaces de sacar de lo ordinario cosas inimaginables"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, esa frase es algo en lo que creo. Como que cada cosa pasa por algo y está perfectamente situada según el tiempo y el espacio, es decir, que tiene su momento preciso y no ningún otro. Podríamos decir que la frase define con exactitud la personalidad de cualquier artista.
      Gracias por leer y comentar.

      Eliminar
  13. Desconocía totalmente este artilugio y me ha parecido súper interesante a la par de bonito

    ResponderEliminar
  14. Me encantó el sonido, lo escuche unas 4 veces, y creo que volveré por mas! No sabia que había inspirado a este lugar, ni la historia!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un sonido muy relajante, parecido al de la lluvia en los cristales. Creo que es una bonita historia digna de ser contada.

      Eliminar
  15. Viajando Odv y rcl8 de junio de 2018, 5:46

    Hola!!! Me ha encantado leerte y a medida de que nos narrabas la historia de el abuelo con el palo de lluvia se me enchinaba la piel jeje. Una hermosa historia y un lindo significado para este amuleto.
    Gracias por compartir.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Es un honor arrancarte sensaciones, conmoverte. Es el fin último de contar historias. Yo disfruté mucho imaginándola y convirtiéndola en palabras. 😍😘😘

      Eliminar
  16. Me ha recordado un poco la torre Agbar de Barcelona, se ve precioso este espectáculo de luces en Bilbao! Que buena inspiración ha tenido el autor y debo decir que me gusta mucho el sonido del palo de lluvia! muy bien por el artista y tambien por iberdrola, que ademas han reciclado materiales y como dicen, gastan muy poco, chapeau!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Concienciando a la gente para que recicle. Y qué cunda. El Arte con trasfondo siempre mola. Gracias por tu comentario, compañera.

      Eliminar

Publicar un comentario