archi-depot — depósito público de maquetas

logo de archi-depot sobre su maqueta


 Leer en Español      Read in English

Desde que tengo memoria, recuerdo unos pequeños objetos de papel, ante los cuales siempre abría los ojos más de la cuenta. Pablito —mi amigo y vecino del sexto— era uno de los privilegiados, uno de aquellos afortunados que podían recortar y pegar sus piezas.

Por aquel entonces, las niñas jugábamos con mariquitas —aquellas muñecas de papel que tenían infinidad de vestidos y complementos de moda— y los niños lo hacían con su versión masculina: maquetitas —perdonadme por hacer el símil-chiste-fácil no exento de una buena dosis de sarcasmo, no he podido contenerme—. Maquetas de los chalets que estaban de moda en aquellos años, con su chimenea, con su fachada lateral de piedra, con su porche de entrada, con sus cubiertas a diferentes alturas y con sus volúmenes variados. Las miraba entre las manos de mi amigo y me moría de envidia. Yo también quería jugar a montar aquellas preciosidades pero nunca lo conseguí.

recortables para niñas y niños de los años sesenta
recortables femeninos y masculinos © www.todocoleccion.net

Con el tiempo, terminé por fabricarme mis propios modelos reciclando cada pequeña caja de cartón que caía en mis manos. Así pasé muchos veranos. Dejaba volar mi imaginación y las poblaba de pequeños habitantes, disfrazándolas de casitas de muñecas y transgrediendo de forma involuntaria los papeles adjudicados.


Por eso cuando me tropecé por casualidad con una foto de este lugar —lleno de esas miniaturas tan deseadas durante mi infancia—, no pude hacer otra cosa que seguirle la pista. Además, su estética me trajo a la memoria una imagen muy familiar para mí: el último almacén de mi padre. Ambos lugares tenían las mismas estanterías colocadas de igual manera —muy próximas, en paralelo y hasta el techo—, lo cual levantó en mí ciertas sospechas.

vista de la sala del museo archi-depot Tokio
distribución de estanterías archi-depot

Busqué la Web de este recinto tan original a mis ojos —por lo diferente de su contenido y lo novedoso de su estética de exposición— y en todas partes se hablaba de él como museo. Como tal, imaginé que podría existir por alguna parte la posibilidad de realizar una visita virtual. Creí encontrarla... presioné la tecla...et voilà!

"¡No, no, no, no...! No puedo creer lo que acaba de pasar." Mi mente y mi corazón estaban desatados ¿Acababa de darme de alta en la web de Archi Depot? Ahora tenía un perfil allí. Solo pretendía acceder a la exposición on-line pero había solicitado un espacio para acomodar mis propias maquetas... no sabía ni cómo.

"No pasa nada, borro mi perfil y asunto solucionado." Me dije a mí misma para tranquilizarme. Algo bastante sencillo a priori ¿no? Lo intenté varias veces y de distintas maneras pero fue inútil. Finalmente me quedé más tranquila tras enviar un mail solicitando mi baja y pidiendo disculpas por mi horrible e indeseada confusión. Nadie me contestó... nunca. Creo que aún sigo en la lista ¿estaré allí por los siglos de los siglos? No quiero ni pensarlo...

pantallazo de my page de archi-depot online
la prueba del delito ahí sigo

Pero como no hay mal que por bien no venga, al final tengo que admitir que tan terrible confusión me llevó a descubrir el auténtico negocio que hay aquí. No es un lugar donde mostrar de forma desinteresada el trabajo de arquitectos japoneses más o menos insignes como lo haría un museo al uso, no. Es algo mucho más prosaico —te cobran un alquiler para que puedas hacerlo si quieres— y, a la vez, es algo definitivamente genial —preservación y exhibición todo en uno—. Según explica Klein Dytham, co-fundador de Archi-Depot:

La mayoría de los arquitectos tienen una bodega llena de preciosas maquetas que nadie llega a ver. Pero la situación es peor en las oficinas de Japón, donde el espacio es realmente un bien escaso, por lo que esta iniciativa es realmente brillante. Es un ganar-ganar para el arquitecto y Archi-Depot.

Pero, además, es algo mucho más importante que eso, es un intento de empoderar la arquitectura japonesa, de darle el lugar que le corresponde tanto por su alta calidad en diseño como por las técnicas constructivas empleadas. Es un intento de darle a estas pequeñas obras de arte el valor que merecen: el de archivos aptos para transmitir la cultura arquitectónica japonesa a las generaciones futuras —algo muy útil si tenemos en cuenta el carácter temporal y extremadamente corto de sus edificios: son tierras muy sísmicas donde las edificaciones se renuevan muy a menudo y donde el grueso del valor de la propiedad recae en el terreno sobre el que están construidas—. Y es un intento de aula permanente —mediante exposiciones temporales, encuentros, charlas, debates y talleres—, donde el material didáctico se expone a la discusión de los asistentes, dejando constancia de la evolución de los proyectos y su resultado final. Todo un hallazgo y, por qué no, un modelo a imitar en otras partes del mundo.

archi-depot difunde la arquitectura con charlas
charla © archi-depot

sala de exposiones temporales en archi-depot Tokio
exposición temporal © archi-depot

En la práctica, por el módico precio de 500 Yenes —3,86 Euros— al mes, nos ofrecen una unidad de almacenaje de 100cm x 100cm x 45cm que incluye el alojamiento on-line de un portfolio de fácil configuración —el que yo misma había abierto por error y que es gratuito para los primerizos hasta finales de Agosto de 2018— y con la posibilidad de agregar cuantas unidades complementarias necesitemos. Con una tarifa de recogida por proyecto de 960 Yenes —7,42 Euros— y un coste de 9.000 Yenes —69,54 Euros— por registrarse en la web.

índice de portfolios archi-depot online
arquitectos portfolio on-line

A cambio, podemos escoger una visibilidad de los proyectos pública o privada y nuestros modelos disfrutarán de unas condiciones de almacenamiento idóneas con temperaturas acordes a la estación del año —para evitar cambios drásticos de temperatura entre el traslado y el almacenamiento—, humedad controlada al 50% ± 5% y un almacenaje seguro —protegido con un doble sistema de seguridad—, todo ello en las instalaciones de Warehouse Terrada Tokyo.

Su director nos enseña archi-depot
archi-depot foto © archi-depot

Una empresa que se dedica a este negocio del almacenaje desde 1950 y a cuyos responsables se les ha ocurrido poner su experiencia y conocimientos en este campo al servicio de la arquitectura y del arte en general, teniendo como fin último establecer una plataforma —hasta ahora inexistente— para la cultura arquitectónica.

Edificios principales de la Compañía Warehouse Terrada
warehouse terrada tokio

Ocupa varios edificios y casi media manzana en la Isla de Tennozu, Distrito de Shinagawa —sede del Pow Wow de 2015 de Tokio— y en él no solo se acomoda este singular museo de maquetas arquitectónicas —el único de Japón— sino otra sala dedicada a la pintura —T-Art Hall—, un espacio para la venta de pianos de marca —Steinway & Sons Japan—, varios locales para eventos —Terratoria, T-Lotus M—, una extraordinaria tienda que alberga más de cuatro mil quinientos colores —Pigment Lab— u otras instalaciones para coworking artístico, bodega de vinos o almacenaje de películas y audio. Como morada que es de tantas artes, se diría que tiene ganado con creces su lugar en este blog.

Servicios que ofrece la Compañía Warehouse Terrada
servicios Warehouse Terrada Co.

Dicho esto, no nos demoremos más y veamos de cerca la exposición, acerquémonos al inmueble que la alberga: un edificio oscuro y neutro, con las ventanas opacadas, bordeado a pie de calle por una marquesina —diseñada por Kengo Kuma— compuesta por cientos de láminas de madera.

Marquesina de Warehouse Terrada por Kengo Kuma
acceso a Edificio Terrada kengo kuma foto © Takahiro Yanai

En él habitan las réplicas en miniatura de las obras arquitectónicas de varias decenas de arquitectos japoneses, nombres tan conocidos y celebrados como Kengo Kuma, Shigueru Ban, Arata Isozaki, Tadao Ando, Toyo Ito, Riken Yamamoto, Hitoshi Abe, Azusa Sekkei, Koh Kitayama, Kazuhiro Kojima + Kazuko Akamatsu, Makoto Takei + Chie Nabeshima, Tetsuo Furuichi, Nikken Sekkei, Jun Aoki, entre otros.

Arquitectos japoneses de primer orden
K.Kuma S.Ban A.Isozaki T.Ando T.Ito

Después de cruzar el umbral de su ecléctica portada —una puerta antigua sobre una estructura de metal blanco y vidrio—, abonamos la entrada en el mostrador —3.000 Yenes (23,18 Euros) si eres adulto, 2.000 Yenes (15,45 Euros) si eres estudiante universitario y solo 1.000 Yenes (7,73 Euros) si aún no has cumplido los 18— y penetramos en otro mundo, uno al estilo liliputiense.

Entrada a archi-depot TokioMostrador de entrada en archi-depot Tokio

Estamos frente a un espacio de 450 m², amueblado con estanterías industriales de 5,20 m de altura. Su proximidad es más o menos la misma que en cualquier otro almacén, pero su contenido iluminado nos avisa de su singularidad.

exposición de maquetas en archi-depot Tokio

Toneladas de arquitectura almacenada llenan este mundo en versión reducida. Cada firma arquitectónica tiene su propio espacio. Las piezas están a la vista en los estantes más bajos —exposición—. A su lado, los códigos QR nos informan —mediante una sencilla aplicación para el móvil o la tablet— de todos sus detalles concretos y acerca de su autor. En las baldas altas, otros modelos ocupan sus cajas —almacenaje—, fruto de la función de curación que ejercen los responsables del museo.

Usa el código QR en archi-depot Tokio

Ahora que ya sabemos cómo funciona el recinto hasta en sus más nimios detalles, podemos abandonarnos a su mero disfrute. Al de este mar de pequeños tesoros, esos que en los últimos tiempos casi se han visto desbancados por sus hermanos virtuales. Esos que nos obligaban a tocar la arquitectura antes de construirla, antes de hacerla real y que ayudaban a darle su forma definitiva. El mundo 3D las ha ido casi sustituyendo poco a poco, ganando un terreno que hasta entonces les pertenecía solo a ellas pero... ahí siguen.


Los ejecutivos de Terrada afirman que a los arquitectos japoneses eso no les ha pasado, que ellos aún gustan de usar estas piezas artesanales durante el proceso de diseño, que todavía las utilizan como ensayo a escala antes de construir. Nos queda claro con solo echar una leve ojeada por el museo. Sin embargo, para mí hay algo más... Cuando contemplo este paisaje de miniaturas solo puedo pensar una cosa: aquí hay demasiados Pablitos pero ahora... yo también puedo jugar.

Y a vosotr@s... ¿os gustan las maquetas arquitectónicas? ¿Las consideráis obras de arte? ¿Pensáis que vale la pena hacerlas y conservarlas o creéis que ya casi son innecesarias hoy en día? ¿Qué os ha parecido esta manera de exponer y conservar?



OS INVITO A...

...visitar algunos de estos modelos construidos que aún se pueden contemplar al natural por toda la ciudad. Es algo que completa y redondea la visita, aunque me temo que pudiera interesarnos solo a los que nos dedicamos a la arquitectura de manera profesional y a algún que otro aficionado de los más entusiastas. Nunca entenderé por qué cuando la gente va de visita a otro país se limita a ver —o sólo les enseñan— los edificios de una cierta antigüedad pero... eso admite un debate y otro post.

Centro de Información Turística de Asakusa en Tokio por Kengo Kuma
centro de información turística de Asakusa kengo kuma tokio

...ver unas cuantas maquetas de una manera diferente en el siguiente vídeo. Seitaro Taniguchi (Takram) lo ha realizado con cámaras que se mueven alrededor de ellas, ejecutando un travelling lateral o circular al más puro estilo cinematográfico. La única pega: los nombres de las casas están en japonés.


...ver el hiperlap del montaje, exposición y desmontaje de la muestra de maquetas que tuvo lugar del 10 al 19 de Julio de 2015 en la Trienal de Milán —acompañado de una increíble banda sonora—. Testimonio de la salida fuera del país que Archi-Depot hizo antes de su inauguración en 2016: una especie de ensayo previo y, sobre todo, un viaje promocional. (Para poner en marcha el vídeo haz clic dos veces).





Aquí os dejo las Exposiciones Temporales vigentes —del 4/08/2018 al 8/10/2018— por si tenéis previsto pasar por Tokio en los próximos meses:

SALA A: A gaze into Architecture -Phases of Contemporary Photography and Architecture-. Una exposición en torno a las obras de 13 fotógrafos, que trabajan tanto en Japón como en el extranjero, y revelan la relación compleja y multicapa que existe entre la expresión fotográfica contemporánea y la arquitectura.

SALA B: UNBUILT: Lost or Suspended. Esta exposición muestra dos fases de la arquitectura no construida. Perdida y Suspendida. La primera es aquella que se engloba dentro de los concursos no ganados y la segunda es la que nunca se llegará a construir o cuya construcción se ha visto interrumpida por problemas sociales, políticos o económicos.


PE: No puedo terminar sin escribir un par de cosas. La primera es el esfuerzo físico y económico que supone la realización de estas miniaturas, sin olvidar su indiscutible valor documental. Y la segunda es la de mostraros el siguiente documento que me encontré cuando buscaba las fotos de los recortables de mi niñez y que me dejó ojiplática. En él un señor censor daba el visto bueno a los ejemplares considerados políticamente correctos por el Régimen. Unos juguetes sexistas que aleccionaban a los niños de la época sobre su futuro papel en la sociedad —los chicos albañiles y las chicas modistas o ellos magnates de la construcción y ellas esposas siempre perfectas—, sin comentarios. Ahora sí que no podemos decir que cualquier tiempo pasado fue mejor...

Censura en los juquetes de los años sesenta en España
© salaludica1948.wordpress.com



Comentarios

  1. Un post MUY interesante :) desde los recuerdos de las mariquitinas (en mi esquinita del Sur las llamábamos así :D ) pasando por las descripciones, los vídeos...el curioso documento final :o y tu ciber odisea al registrarte :) Un post muy trabajado, como todos los tuyos compañera, te ha quedado fantástico, felicidades :)
    La "tienda de colores" la conocía porque me la recomendó una amiga que quizás conozcas ;) pero desconocía este curioso mundo de las maquetas :o Reconozco que nunca había pensado que ocurre con ellas...y este almacén/museo me ha parecido una idea genial. Yo si les veo su arte, me gusta que los japoneses no renuncien a ellas... Lo que no me gusta tanto es la ausencia de mujeres en las fotos... :( porque así es compañera, hemos estado mucho tiempo sin poder jugar ... y por desgracia, muchas siguen sin poder hacerlo :( . Muchas gracias por compartir :) he disfrutado mucho con la visita, a ver si pudiéramos acercarnos... ;)
    Buen finde linda MJ, te mando besos y un abrazo grande como ese almacén de tu infancia, de tus recuerdos... XXOO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡GRACIAS compañera! Qué gracioso que las muñequitas tuvieran nombres locales... lo pensé cuando vi escrita la palabra... la de aquí parece sonar a otra cosa...
      La verdad es que no sé por qué me ha costado un mundo escribir este post... y una eternidad. Siempre se me cruzaba por medio otro tema más urgente y después no acababa de encontrar el enfoque mientras pasaba unos días un poco desalentada... por fortuna eso ya pasó.
      Espero que encontréis un huequito para acercaros por esta zona de Tokio en vuestro próximo viaje... está llenita de arte y hay exposiciones de esas inmersivas a un tiro de piedra. La verdad es que he encontrado material para hacer varios posts hablando de la/s isla/s artificiales sobre las que se asienta todo esto, el street-art, el arte tradicional y futurista, el urbanismo... es que Japón da para mucho...
      Hablando del tema femenino, te diré que sí hay alguna mujer, por lo menos un par, pero todas van en pareja y a ninguna le han concedido el fantástico Premio Pritzker ni sola ni en compañía... de hecho creo que solo lo ha recibido la difunta Zaha Hadid... rectifico tras un receso investigador... y te cuento que lo tiene una japonesa llamada Kazuyo Sejima que no trabaja en solitario sino con Ryue Nishizawa en la oficina SANAA pero no he podido confirmar que tengan material en este depósito arquitectónico :(
      Buen finde a tí también Cristina, un besote nipón ;-)

      Eliminar
  2. ¡Hola!
    Sinceramente que existan espacios como este, me parece una idea genial.
    La maquetación, personalmente, la encuentro todo un arte, y sería una lástima que muchas de ellas se quedasen en el olvido o simplemente se desechasen en un basurero. Porque supongo, que para muchos, después de plasmarse en escala real esas delicadas maquetas, ya no les sirven, o lo mismo debe pasar a pesar de que esas obras no se llevasen a cabo.
    Por cierto, he alucinado con tu aporte final sobre tus descubrimientos. En especial el documento del censor. Pero bueno, echando la vista atrás en la historia de nuestro país, sinceramente, no me sorprende...
    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una idea fantástica para la conservación y para el estudio de los proyectos, se hayan construido o no. Pero en el segundo caso aún más porque es el único vestigio tangible de ellos. La verdad es que en los estudios las maquetas terminan por deteriorarse y no las aprecia demasiada gente. La mayor parte de las veces solo queda el material fotográfico que se haya hecho de ellas... una pena. Las de este museo son especialmente buenas al igual que la arquitectura japonesa en general.
      Y qué decir de la censura... cosas de un periodo que es mejor olvidar... los políticos actuales son un asco pero aquello...
      Un beso.

      Eliminar
  3. ¡Ah las Mariquitas! , recuerdos de niñez, de tardes enteras recortando vistiendo y desvistiendo muñecas de papel. Mi hermana se pasaba las horas muertas con estos recortables, en cambio yo era de jugar con el Exim castillos, me encantaba crear mis propios edificios.
    Me ha encantado como has enlazado este mundo infantil que muchos de nosotros vivimos hace muchos años con algo tan original como el crear un archivo de maquetas. La verdad es que siempre me he preguntado dónde acababan las maquetas de los edificios. Un arquitecto necesitaría un gran espacio para guardarlas. Esta iniciativa me parece genial porque además de dar la oportunidad de poder conservarlas, es una memoria física de la arquitectura japonesa. Supongo que solo a ellos se les podía haber ocurrido algo así, ya que su falta de espacio les hace ser muy imaginativos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Exacto! La necesidad agudiza el ingenio, como se suele decir 😉 ¡Qué suertuda! Tú tenías un Exin Castillos... mi madre creo que era un pelín machista para esas cosas y quería que jugase solo con cosas femeninas. Yo era... y soy una rebelde y me gustaban tanto las muñecas como las maquetas o los coches...
      Celebro que te haya gustado el post y mis asociaciones locas de ideas. Y gracias por contarme de tu infancia. Un beso 😘

      Eliminar
  4. Holaa
    Que interesante! A mi sí me parece arte. Son mini preciosidades además de el trabajo que debe llevar detrás el realizarlas. Me hace gracia el poder compararlas luego con los edificios reales. La verdad es que tiene que ser muy interesante el poder darse un paseito por el edificio.
    Yo nunca tuve este tipo de recortables, en mi casa pasaba al revés. Mis padres no querian que tuviera juguetes sexistas así que muñequitas y cosas así tuve muy pocas. Sobretodo tenía cosas de manualidades. Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los tuyos ya eran otros tiempos más avanzados, está claro... o no. Tan malo puede ser un extremo como el otro. Yo creo que es niño el que debe elegirlos a su gusto. Con mi hija así lo hice y tuvo un poco de todo según la época, aunque lo que más le gustaba era vestir a sus muñecas y muñecos. Había de los dos sexos aunque sus preferidas siempre fueron las Monster High. Incluso podías fabricarlas a tu gusto.

      En cuanto a las maquetas tiene que ser una gozada poderlas visitar. Tiene que ser como estar en el Mundo de Gulliver por lo menos... otro juego...

      Gracias por compartir tus costumbres jugueteras... mola. Y por leer y comentar. Un beso. 😘

      Eliminar
  5. Definitivamente los Japoneses están a otro nivel! que increíble que tenga una bodega para poder almacenar maquetas! el sueño de todo arquitecto y diseñador. Me encanto que nos enseñaras tu prueba del delito que seguías inscrita. Me ha gustado mucho tu post! saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Digamos que ellos sí que saben cómo y dónde hacer negocios 😉 Es una iniciativa fantástica, desde luego, te quitan los "trastos" de encima y te publicitan todo en uno y a un precio irrisorio. Algo muy bueno para dar a conocer la arquitectura japonesa pasada, presente y futura.

      Cambiando de tema, creo que dentro de su política es apuntarte y no dejarte borrar nunca ... y ahí seguiré... por los siglos de los siglos... 🙆

      Me alegra que te haya gustado... 😊 gracias por leer y comentar 😘

      Eliminar
  6. Hola!
    Yo también formo parte de la iniciativa SEAMOS SEGUIDORES
    Ya te sigo con mi cuenta de Google + (Nayade García)
    Te dejo aquí mi blog para que puedas pasarte http://elmundodenaya.blogspot.com/
    un besito!

    ResponderEliminar
  7. Hola! Hay que ver que coaas se descubren por casualidad... Mi hermana es arquitecta tambin y sienpre me encantaron sus maquetas. Y si, tenia un monton. No nos hubiera venido mal un almacen como este, jajaja.
    XoXo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te digo. Un amigo mío se las regalaba a su sobrino para que jugase. Así se las quitaba de encima... solo las de la carrera. La mayoría acaban mal sus días por falta de espacio y solo quedan unas pocas fotos de ellas, por desgracia.
      Me alegra saber de compañeros de profesión... entonces tú también estás cerquita de ésta mi pasión.
      Un beso para ti y otro para tu hermana.

      Eliminar
  8. Hola! la verdad es que nunca hubiera pensado que existiese un lugar así; ¡lo que no se le ocurra a los japoneses! por mi parte, nunca he sido de jugar con maquetas porque no soy habilidosa pero a mi marido, por ejemplo, le encantan y hemos ido a alguna que otra exposición que han hecho por aquí. Seguro que esto le encantaría. Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya sabes... un paseíto hasta Japón y... listo. Es broma. Me alegro de que al menos le guste a uno de los dos 😉
      Un beso.

      Eliminar
  9. Pero que sitio mas genial, no me imaginaba que existiera algo asi y de ser arquitecta de seguro tendria todas mis maquetas ahi, por que siendo diseñadora y haber trabajado en maquetas fisicas, se el cariño y esmero que uno le pone, para despues tenerla tirada por ahi, sin duda cuando vaya a japon este sera un sitio a visitar!

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este museo de maquetas es el primero en todo el mundo en estar planteado así. Negocio +arte. Una fórmula novedosa. Es fantástico para la conservación de las maquetas y para el aprendizaje y la reflexión arquitectónicas.

      Te animo a que vayas a ver toda la zona en la que se implanta este museo. Creo que tiene mucho que ofrecer.

      Un beso.

      Eliminar
  10. Hola, me ha parecido un post bastante interesante, todo lo que en el nos muestras es nuevo para mi, sin embargo creo que valdria la pena visitar un lugar cono este

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te aseguro que sí. Estos pequeños objetos son muy atractivos... tanto como la arquitectura japonesa.
      Un beso 😘

      Eliminar
  11. Genial tu artículo, soy esposa de ingeniero civil así que por alguna razón me encanta el tema jeje. Hay arquitecturas tan bellas, tan perfectas tan impresionantes que dices .. Wao oo como lo hacen ?? Admiración total a esta bella profesión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Siempre mola encontrar a alguien que la aprecie. Sobre todo hoy en día que la profesión está tan mal considerada y viviendo sus horas más bajas.

      Gracias por leer y, sobre todo, por apreciar.

      Besos mil 😘😘😘😘

      Eliminar
  12. Holaaaaaaaaaaaa!
    AAAAAAAAAIIII que recuerdos los cortables del dibujo de la chica con la ropa, me encantaba de pequeña. Me recuerda a mi abuela, en su casa jugando.
    Impresionante el centro de información turística de Asakusa. Me recuerda a cerrillas en pie, no sé. Si no hubiese sido por tu entrada, nunca lo hubiera descubierto. Gracias por compartir,
    Un besito, nos leemos^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de despertarte recuerdos bonitos...
      ¿Cerillas en pie? Puede ser... aquellas que venían en cajas de cartón pegadas unas al lado de las otras... Nunca se sabe lo que nos puede evocar una imagen.
      El edificio de Asakusa es bastante impresionante. En vivo debe ser la caña.
      Gracias por leer, comentar y recordar... Un beso ;-)

      Eliminar
  13. Wow, que mentes brillantes. No conozco ningún edificio que esté dispuesto de esta forma, que se haya construido con tanto talento, dando un lugar habitable y a la vez arquitectónicamente precioso. Yo era de las desafortunadas que no podía pegar ni dibujar en las paredes de mi dormitorio porque mi madre sino me asesinaba, ahora quiero pintar mi dpto de colores vivos, pero como es alquilado no puedo jajaja. Me encantaría una estantería gigante para mis libros, que están todos amontonados en un ropero por falta de espacio, que belleza, me diste ideas hermosas con este post!!♥ Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me pasaba lo mismo con las paredes, los muebles al gusto de ella... un horror. Casas para enseñar cuando deben ser casas para vivir pero...

      Aquí las estanterías son las estándar para almacén. En un espacio industrial quedan de miedo y son las más resistentes. Gracias por leer y comentar. La mitad del trabajo lo hacéis vosotr@s. Un saludo.

      Eliminar
  14. Me has hecho recordar porque yo también jugaba a las muñecas recortables y quizás desde allí ya me sentía influenciada por la moda, más bien no recuerdo la versión masculina de este juego para armar casitas, me parece interesante la iniciativa de Archi depot pues de esa manera las maquetas no terminan empolvandose en algún rincón y esta exhibición puede servir como referencia para futuros arquitectos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues lo de las maquetas va a ser algo que había nada más aquí en España para adoctrinar a los chicos. Había los chalets modernos pero también todo un repertorio de edificios por regiones.

      Sí, lo que hacemos de pequeños siempre tiene algún desarrollo de mayores. A ti te gustaba jugar con los vestiditos de las muñecas y te inclinaste por la moda y a mí me gustaban las maquetas y me fui por la arquitecura.

      En cuanto a Archi-Depot, la idea no ha podido ser más acertada desde luego. Así cualquier arquitecto puede tener acceso a lugares como estos y no solo las mega-estrellas internacionales que, dicho sea de paso, en Japón hay un montón.
      Saludos guapa y gracias por compartir cositas tuyas también.

      Eliminar
  15. Hola guapa, pues curiosamente no he jugado nunca con mariquitas y tampoco mis amigos jugaban con maquetitas, éramos mas de estar todo el dia en la calle haciendo trastadas! lo bueno es que llegaras a fabricarte tus modelos y normal que luego te llamara la atención el recinto de archi-depot… en el que si, seguro que aun esta tu cuenta en la lista! y no sabia yo que algo asi existia eh!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, es un museo único en el mundo, bajo un planteamiento como este.
      Suerte que tú podías salir a jugar. A mí no me dejaban. Me tenían super-controlada excepto cuando iba a pasar unos días a casa de mis tíos en Agosto. Allí sí que me desquitaba y no me acordaba de hacer maquetas ni nada por el estilo.
      Sí, hija, sí. Allí seguiré por los siglos de los siglos... jajaja!
      Un saludito y aquí estoy yo para mostrarte estas cositas :-)

      Eliminar
  16. Ahora me entero que había recortables para hacer maquetas. Con las muñecas he jugado, es buena opción la tuya de crearlo por tu cuenta. Me parece novedoso el concepto de archi depot. Sí que tengo entendido que allí los pisos son pequeños, así que esta opción de almacenaje-exposición es curiosa. Eso sí, un poco caro quien quiera ir a visitarlo cuando vayan renovando las expos temporales...saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Caro sí, es Japón mon ami. Los pisitos, las casitas, todo es pequeño aunque no tanto como en China, creo que allí sí se llevan la palma con vecinos por todas partes y delante de sus narices... abren una puerta, un vecino, abres una ventana, otro vecino... ;-)

      Eliminar
  17. hola!
    pues aunque hoy en dia todo se mueva con la tecnologia, lo fisico para mi tiene mas valor, y me ha gustado esta idea de los japoneses donde los arquitectos puedan exponer sus maquetas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es buena.
      Y todo ese material puede ver la luz y hacer disfrutar a mucha gente que de otra manera jamás tendría acceso a ello.
      Gracias por comentar. Un saludo.

      Eliminar
  18. Wao que pritty... Me parece super interesante el lugar. Y definitivamente son unas obras de arte. Gracias por compartir, el post es muy completo y de lo que me llamó la atención la historia de las mariquitas hehe sueños que todos tenemos aveces y no podemos cumplir. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El lugar es muy japonés. Este pueblo aúna como nadie la tradición y la vanguardia. Son unos cracs. Su cultura me alucina cada día un poco más...
      Ah... las maquetitas de Pablito... ¡qué envidia me daban! Ni te lo imaginas... pero más tarde pude resarcirme a placer.
      Un saludo.

      Eliminar
  19. Gran hallazgo este deposito público MJ 👍, el Post es entretenido y didáctico, muy completo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Làstima que pille tan lejos... sino ya estaba allí plantada hace rato.
      Gracias Manuel Antonio. Se hace lo que se puede ;-)

      Eliminar
  20. Wow, para mi es toda una novedad, yo no sabía que existían lugares así, supongo que es porque las maquetas no son mi pasión, me gusta admirar el trabajo terminado, pero de eso a yo hacerlo... es una gran distancia, pues créeme que no tengo paciencia, ni el don para hacerlas.
    Considero que este tipo de lugares deberían de ser muchos mas, pues tendríamos mayor cultura y acceso a materiales, Gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, las habilidades con la práctica se acaban adquiriendo pero, en este caso, te tiene que gustar, eso sí. Y aquí solo se trata de admirarlas, nadie te va a mandar que las hagas. Es una recopilación de pequeños tesoros, nada más. Y el primer museo del mundo de estas características. Ojalá cunda el ejemplo como bien dices.
      Gracias por leer.

      Eliminar
  21. Las maquetas son un mundo realmente fascinante, además del hecho de que se requiere habilidad y tiempo para su elaboración, me encanta verlas e imaginar un mundo en miniatura, me parece genial esta iniciativa.

    Maria Jose CS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un mundo liliputiense... mola.
      El proceso es largo pero, durante la marcha, tienes tiempo para reflexionar sobre aspectos del diseño, cómo mejorarlo. Lo que no ves en el plano, cuando hay tres dimensiones siempre eres más consciente de las partes, los encuentros, etc. Hoy lo habitual es hacerlo mediante programas informáticos y las maquetas han pasado a ser objetos casi de lujo pero requisito imprescindible en los concursos.
      Gracias por pasarte y comentar. Vuestras palabras son las que enriquecen este proyecto. Un saludo.

      Eliminar
  22. ¡Es de los blogs más interesantes que me podía «encontrar»! Muchas gracias por participar en la iniciativa «Seamos seguidores» y seguirme, ya que sin ella es posible que nunca hubiese visto este espacio -reconozco que no soy especialmente amante de mirar todos los blogs; tengo apuntados los que de verdad me gustan-.
    ¡Ha sido un auténtico lujo!
    Y por lo demás, el post es simplemente genial. Cuando tenga tiempo iré mirando uno a uno, y espero los siguientes :3

    Un saludo desde Atardeceres bajo un árbol.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas, muchísimas gracias a ti por tan maravillosas palabras. Yo sí que estoy encantada de que te haya gustado mi blog. El tuyo también me ha gustado mucho, con un tipo de libros que me interesan y que de otra forma seguramente jamás conocería... hay tantísima oferta que una se pierde entre un mar de libros... nunca mejor dicho.
      Fíjate que ayer me he dado cuenta de la verdadera dimensión de la iniciativa "Seamos seguidores". Más vale tarde que nunca.
      En fin, que espero que nos sigamos leyendo durante mucho, mucho tiempo.
      Un saludo.

      Eliminar

Publicar un comentario