Bohemian Rhapsody — We will rock you en Wembley!

—¡Venga, hagamos un agujero en el techo!— dijo Freddie a sus compañeros mirándolos fijamente. 

—Imposible, no lo tiene— le replicó el batería con una pícara sonrisa en la cara.

Cierto. El antiguo Estadio de Wembley no estaba realmente cubierto. Al menos no lo que se dice completamente techado. La versión moderna del siglo XXI está algo más cerrada pero en el año 1985 —cuando se celebró el famoso concierto Live Aid para recaudar fondos para paliar el hambre en Etiopía y Somalia— tan solo las gradas se hallaban protegidas. El agujero que dejaba a la intemperie el terreno de juego resaltaba de manera fugaz cuando entramos en el escenario tras nuestro protagonista. 

Reconstrucción del concierto Live Aid de 1985
escena bohemian rhapsody live aid

Hoy ya no queda nada de aquel emblemático edificio cuya entrada principal estaba arropada por un par de torres gemelas bastante icónicas. Muchos lamentaron su desaparición y fueron enormes los ríos de tinta que corrieron respecto a si debían mantenerse o no ciertas partes del edificio antiguo —más que nada para no dejar huérfana la memoria de los aficionados—.

Antiguo Estadio de Wembley, Londres
estadio de wembley 1923-2002

Sir Norman Foster y su equipo lo tuvieron bastante claro e hicieron desaparecer todo vestigio del primer estadio manteniendo sin embargo el concepto de hito hecho arco, un arco monumental, con una iluminación propia que se vislumbra en el horizonte de la ciudad y que envuelve la moderna entrada, acorde a las actuales necesidades. 

El nuevo estadio de Wembley por Norman Foster
estadio de wembley 2007

Y como hito actúa dentro de la misma cinta, cerrando el arco de la historia. He leído algunas críticas al respecto: que si la película se centra demasiado en la música y no en las relaciones personales... Consumir solo si eres (muy) fanático de Queen es el título de una de ellas. Yo soy más de la opinión de otra que dice así: "Bohemian Rhapsody" retrata la importancia de Live Aid en la historia de Queen. Todavía recuerdo lo que supuso aquel concierto, visto en directo por más de 150 millones de personas de todo el mundo. Según parece lo cubrían trece satélites —algo completamente inusitado en aquellos tiempos— y se hacía por primera vez: ningún otro evento había disfrutado de tanta cobertura antes... 

Para mí, la biografía de una banda de rock ha de mostrar sus canciones ante todo. No me gustan esas que se centran casi en exclusiva en sus experiencias vitales y dejan a un lado la obra musical, rozando un poquito los primeros compases de las canciones pero sin dejarlas saborear. No, eso no mola.


Por eso, la noche del sábado fue memorable. Tuve la sensación de haber asistido a un concierto pero no a uno cualquiera, no, a uno muy especial, en el que nuestro punto de vista estaba del otro lado, ese que nunca vemos. El nivel de sonido era perfecto, las vibraciones rebotaban en el vientre, las canciones fantásticas... solo faltó una cosa: poder levantarse para bailar y cantar con los protagonistas —debo decir que al lado se me sentó un rancio que mandaba callar a la chica que tenía junto a él cuando cantaba por lo bajini—, poder dar dos patadas en el suelo y una palmada, dos patadas, una palmada, dos patadas, una palmada... we will, we will rock you! Pero es que yo —lo confieso, sí— soy una de esas "muy fanáticas" de Queen.

Ellos me acompañan en mis entrenamientos —cuando salgo a pedalear y llevo puestos los cascos—. Muchas de las canciones de Queen —o casi todas— lo hacen. Las canto, las disfruto, me hacen coger el ritmo y me relajan mentalmente. Este sábado han sido más de dos horas de música, de risas, de lágrimas —no de pena sino de emoción, las mismas que me salen cada vez que algo me toca el corazón— de estremecimientos, de descubrimientos, de amor en todas sus versiones... en una palabra, de disfrute en 4D —sí, habéis leído bien, tres dimensiones espaciales y la cuarta musical—. Y sí, tampoco faltaron ciertas dosis de toxicidad que estuvieron presentes en la vida de Freddie, pero sin regodearse en ellas. Aquí os dejo la sinopsis:

BOHEMIAN RHAPSODY 
Son los años 70. El cantante Freddie Mercury, el guitarrista Brian May, el batería Roger Taylor y el bajista John Deacon forman la banda británica de rock Queen. Sería en 1975 cuando su sencillo Bohemian Rhapsody les colocaría en un primer plano de la escena musical internacional. El filme es una crónica del meteórico ascenso al Olimpo de la música de esta banda, a través de sus icónicas canciones y su revolucionario sonido, desde que Mercury se uniera a Brian May y Roger Taylor, hasta el macroconcierto Live Aid de 1985 en el estadio de Wembley, seis años antes de que Mercury muriera de forma prematura. Una celebración rotunda y sonora de Queen y de su extraordinario e inclasificable cantante.

El actor protagonista —Rami Malek— está soberbio, dicen que es claro candidato al Oscar. Pero los demás —Ben Hardy en el papel de Roger Taylor, Joseph Mazzello como John Deacon, Gwilym Lee como Bryan May o Mike Myers como Ray Foster, el productor— también están geniales. Unos cuantos actores secundarios muy conocidos por trabajar en grandes producciones de la televisión o el cine ingleses —Aidan Gillen, Tom Hollander— completan el plantel dirigido por Bryan Singer —X-Men o Superman returns—. Y no nos olvidemos de Lucy Boynton —como Mary Austin, pareja de Mercury—. Aquí abajo os dejo algunos de los carteles de la peli:

Primer cartel de Bohemian Rhapsody 2018Segundo cartel de Bohemian Rhapsody 2018Tercer cartel de Bohemian Rhapsody 2018

En definitiva, para mí la película es brutal, cuida de manera muy respetuosa al mito, un enorme disfrute de sonido, bien ritmada, se pasa en un suspiro y la banda sonora no necesita comentario: un peliculón. Y el aplauso final de la sala... simplemente un broche genial a una gran experiencia musical y cinematográfica. Casi nadie se levantó hasta que la pantalla se fundió definitivamente a negro... y eso pasa muy poquitas veces. Y por eso, quiero dedicarles mi pequeño tributo y cantar mano en alto, ahora sí sin restricciones:

We will, we will rock you, rock you!

We will, we will rock you, rock you!


¿Te unes a mí?




PE: Ya sé, ya sé... esto es un blog donde la arquitectura se fusiona con otra/s arte/s... y, por eso, voy a dejaros los datos de las dos versiones del Wembley Stadium:


FICHA
Antiguo Estadio de Wembley
Nuevo Estadio de Wembley diseñado por Norman Foster
EDIFICIO ORIGINAL
    EDIFICIO ACTUAL

Mi reflexión arquitectónica en esta ocasión es que no debemos aferrarnos demasiado al pasado porque, de todas formas, los acontecimientos sucedidos allí siempre estarán en la memoria colectiva, siempre se recordará que el primer edificio fue sede de los Juegos Olímpicos de Londres de 1948, que albergó la Copa Mundial de Fútbol de 1966, que fue testigo de este famoso concierto en 1985 y que hubo muchos más en años posteriores del propio Queen en 1986, de Michael Jackson en 1988, el Tributo a Freddie Mercury en 1992 o de Bon Jovi en 1995 —por nombrar algunos eventos famosos—, que según Pelé este edificio fue la "Catedral del Fútbol" por la que desfilaron grandes figuras del fútbol mundial... 

Pero también debemos darle una oportunidad al nuevo edificio, que desde su construcción ya ha albergado la Eurocopa de 2008, que ha visto otros Juegos Olímpicos en 2012, que ha sido testigo de conciertos de artistas como George Michael —el primero en actuar allí—, Muse, Guns and Roses, Red Hot Chili Peppers, Thirty Seconds to Mars, Paramore, Foo Fighters, Metallica, Green Day, My Chemical Romance, Madonna, el “Concierto para Diana” —un concierto para conmemorar los diez años desde la muerte de la princesa Diana— y “Live Earth” —un concierto organizado como parte de la “Live Earth Foundation”, comprometida con la lucha contra el cambio climático—. Conciertos en 2009 de U2 con su gira "U2 360° Tour" —consiguiendo un aforo cercano a los 165.000 espectadores en las dos fechas que la banda actuó en la capital británica—. Take That también llenó Wembley o Bruce Springsteen, The Killers, One Direction, Ed Sheeran, Rihanna, Beyonce o Adele. Sin duda un excelente currículum... y lo que está por venir.

Y, por si eso no fuera suficiente —me he dado cuenta una vez escrito este post—, Foster y su equipo dejaron un detalle que se me pasó al principio: una pequeña franja transparente entre la parte alta del graderío y la línea inferior de la cubierta que recorre todo el perímetro en ambas versiones. Un hermoso recuerdo de lo que hubo y que permanece en el nuevo estadio.


¿Y vosotr@s qué opináis? ¿Es mejor mantener los edificios antiguos o, cuando sea necesario, renovarlos sustituyéndolos por otros adaptados a los tiempos modernos?


Comentarios

  1. Me gusta mucho la música y bailar ;) pero no soy fan fan de nadie, no soy nada fanática, nunca lo he sido. Tampoco soy muy de mitos, y la macromúsica es un mundo con muchos intereses, merchandaising... y desconfío mogollón. A ver esta peli en el cine no te hubiera acompañado, a un musical tampoco...pero a un concierto en el emblemático Wembley sí :)
    Respecto a tu pregunta final, la respuesta sería depende. Pero diría, que en general, en la arquitectura tiendo a la conservación...supongo que es por deformación profesional mía :D jajaja
    Mil gracias por compartir linda MJ. Un abrazo rockero! y buen comienzo de semana!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No eres fan fan de poster... ja ja ja
      Yo de ese tipo de fan histérica que seguía a grupos tipo Beatles tampoco. Pero soy fan a mi manera. Desde luego esta peli no quería perdérmela. Esta banda me parece de lo mejor de la historia de la música y hubiera ido a uno de sus conciertos o más, si me pillara cerca porque gastarme un dineral por seguirlos por el mundo pues tampoco lo haría.
      En fin, que soy fan moderada si eso es posible 😀 A estos no tuve el placer de verlos en directo pero sí fui a ver a los Rolling Stones y aquello fue una pasada... como lo era Queen en directo... aunque detrás haya un enorme negocio pero un@ escoge participar en él en la medida que quiere.
      En el caso del Estadio de Wembley creo que salió ganando con el cambio... creo que sí. Lo único conservable hubieran sido las torres y creo que de hacerlo habría quedado un pastiche horrendo. Me inclino más por la filosofía de Foster de conservar un hito... esa idea me gusta. Y mira que estoy especializada en rehabilitación... pero en este caso... Estoy con Foster.
      Un besote roquero mi querida Cristina. Buen lunes a ti también.

      Eliminar
  2. Justo el Domingo fui a ver la película y me quedé tan maravillada como tu. Lo mismo me faltó levantarme para cantar y bailar! Aquí el cine lleva días agotando las entradas y al final de la película tuvimos aplausos y todo. El Actor lo hace de lujo, muy muy bien caracterizado no me extrañaría nada que le dieran el Oscar. La verdad es que habría encantado estar en ese concierto en el Estadio de Wembley, de esas cosas que no se olvidan, seguro!
    En cuanto al estadio tengo mis dudas. Hay edificios que los "modernizan" y queda genial. Como un lavado de cara.... en cambio otros los transforman tanto que pierde totalmente su esencia.
    En este caso me gusta aunque son totalmente diferentes. Pero ni de lejos parece que hablemos del mismo lugar...
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue increíble desde luego. Aquí también aplaudieron 👏👏👏 largo y tenido 😃 fue genial... aún estoy en la nube Queen... es de esas películas que pondría en modo bucle sin parar 😃
      Asistir a ese concierto hubiera sido vivir un momento único de la historia desde luego.

      Y hablando de Wembley, en este caso lo derribaron hasta los cimientos y el nuevo es completamente diferente... de ahí la polémica. Aunque hay que tener en cuenta que tampoco tenía un valor arquitectónico reseñable. Lo esencial, el concepto de hito está ahí y aumentado con creces. La verdad es que las exigencias para un Estadio Olímpico a nivel de seguridad, accesibilidad, incluso de aforo y de presupuesto no casaban demasiado con la conservación parcial del estadio antiguo. Si algo hay que reconocerle a la sede de los Juegos de Londres es su espíritu de reciclaje y de ahorro a todos los niveles, del concepto verde que se propuso. Me parece que fueron unos juegos ejemplares en ese sentido, los mejores tras los de Barcelona, que han servido para rehabilitar una zona de la ciudad que estaba muy depauperada incluso a nivel de contaminación de los terrenos industriales que ocupó. En ese sentido creo que este estadio ha cambiado para bien. Pero opiniones hay para todos los gustos.
      Un besote y We will we will rock you!!

      Eliminar
  3. Pues vaya que esta película no la había escuchado. Por lo que cuentas, parecer ser muy buena. Ahora me interesa verla y voy a ver si la pasan por acá. Lo que si me dio un poco de nostalgia lo que cuentas sobre la desaparición del antiguo estadio. Es verdad que para la gente que vivió esa época deja un vacío tremendo. Pues representa muchos recuerdos de momentos gratos. Me ha gustado tu post. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que sí que la ponen en tu país, se ha estrenado a nivel mundial, como hacen con als películas de cierta importancia desde hace un tiempo.
      Es cierto lo de la nostalgia pero a veces que avance el mundo es más necesario... no debemos estancarnos basándonos en sentimientos de añoranza, hay que seguir adelante.
      Gracias por venir, celebro que te haya gustado esta manifestación de mi fanatismo por Queen.
      Un beso.

      Eliminar
  4. ¡Hola!
    Me he criado con la música de Queen, así que no podía perderme ser de las primeras de ir a ver la película, junto con la que me inculcó mi "adicción" al grupo, mi madre, y sencillamente me encantó. Yo no sé que esperaban esa gente que iba a ver una película sobre una banda... Aunque también admito que hay muchos mensajes en la peli más allá de la espectacularidad de las canciones de Queen.
    El actor, brutal y mira que viendo el trayler había algo que no me terminaba de convencer.
    Sobre el estadio de Wembley. Por lo general soy de las que me gusta que cuando transforman algo dejen parte de su esencia de lo que antaño había sido, y más teniendo en cuenta que era un edificio con una gran historia detrás.
    Aunque el cambio es espectacular y el resultado final me gusta, del nuevo estadio, hubiese quizás mantenido más elementos del antiguo. No sé...
    Lástima no poder hacer la comparación porque no tuve la oportunidad de visitar el antiguo estadio para comparar en vivo.
    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que está lo que tenía que estar... queda patente por completo cuáles eran las problemáticas existenciales, familiares y artísticas de Mercury, así como todo el mercadeo e intereses creados alrededor de un gran negocio musical como fue esta banda pero cobra protagonismo la música que a fin de cuentas es de lo que va la historia, de buena música. Es evidente que gustar a todo el mundo es imposible y que siempre habrá quien ponga defectos a todo pero sigo diciendo que par mí fue brutal y que pasé dos horas fantásticas, como hacía tiempo que no pasaba. Para mí tiene un diez.
      En cuanto al estadio, creo que el valor del antiguo era más sentimental que otra cosa y muchas veces hay que dejar que cosas nuevas sustituyan a las viejas que ya no funcionan y que, para hacerlo y hacerlo bien, hay que dejar los sentimentalismos aun lado. Creo que Foster en este caso, como suele hacer, se lo ha montado muy bien. Me gusta el resultado, muy acorde con la imagen moderna de Londres. Los contrastes son lo que aporta mayor atractivo, hasta en Paría hay una zona nueva que no desmerece para nada a la parte más antigua y tradicional. Para ganar hay que arriesgar, ya se sabe.

      Eliminar
  5. Hola, a decir verdad no me daban ganas de ver está película, todo el mundo está hablando de ella en las redes sociales y yo prefería no verla, aunque me encanta la música, Queen es brutal. Pero al leer tus impresiones me ha despertado las ganas de verla, así que este próximo fin de semana la iré a ver para comprobar si lo que dices es real.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me alegro de haberte convencido. Ya verás que no te va a decepcionar. Si te gusta Queen, lo vas a disfrutar seguro. A veces es un rollo que te cuenten opiniones, tanto a favor como en contra, por las expectativas creadas. Hay que olvidarse de todo lo que digan y disfrutarlo desde nuestro propio punto de vista.
      Un besote.

      Eliminar
  6. Yo personalmente soy de la idea que no hay que aferrarse al pasado y que hay que estar siempre preparado para los cambios en cualquier ámbito porque de eso trata el tiempo y la vida un cambio constante, me gusta la nueva cara del estadio Wembley además los recuerdos siempre quedarán en la mente colectiva y los archivos fotográficos, estoy esperando el estreno de esa película en mi ciudad, Queen es una de las bandas míticas que no pude ver en vivo así que no me voy a perder este homenaje, mis expectativas son altas y no solo deseo que se centre en el lado musical sino también en el lado humano de esta gran artista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En ese sentido yo creo que Foster, el arquitecto del actual Estadio de Wembley, estuvo muy acertado con no mirar hacia atrás y hacer una edificio completamente diferente. Yo soy de la misma opinión. Ese arco-hito le ha quedado genial. No creo que se pudiera hacer algo más llamativo y sencillo a la vez.

      En cuanto a la peli, tiene muchísima música pero su lado humano creo que también queda muy bien reflejado, para mi gusto tiene el metraje justo y necesario en cuanto al relato de su vida. Para mí está perfecta tal cual está, a pesar de que algún crítico diga que cojea en ese sentido. Espero que te guste cuando la veas y que la disfrutes tanto como yo lo hice.

      Un beso.

      Eliminar
  7. Me fascina la figura de Queen y estoy loquita por ir a ver la peli pero aun no he tenido la oportunidad de ir., pero viendo todo lo que nos cuentas más ganas de ir a verla me dan.

    No tenia ni idea de la historia del estadio de Wembley y me ha parecido super interesante, has transmitido muy bien todo. La verdad que conocía este estadio pero ni de lejos sabia como era antes.
    Te leo en próximos post que seguro que nos sigues contando cosas estupendas, un saludo, Úrsula Padima

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues nada, anímate que seguro que pasas un rato estupendo como yo lo pasé. Y ahora que estamos en fin de semana es más fácil hacer un huequito, supongo.

      Pues fíjate que para mí también ha sido nuevo. Lo había visto desde el interior en la retransmisión de algún concierto pero hasta documentarme para hacer el artículo no supe qué había pasado. Yo también estoy aprendiendo muchas cosas con esta experiencia del blog. Me ha llamado la atención, en alguna foto que he visto del interior del nuevo estadio, que el nuevo tiene la misma disposición de la cubierta separada del graderío, dejando una línea transparente entre ambas piezas que bordea todo el recinto y que es exactamente igual a la que había en la primera versión del estadio. Creo que ahí, en ese detalle tan aparentemente insignificante, Foster ha respetado la memoria colectiva de un lugar con un pasado muy importante para sus usuarios.

      Gracias Úrsula, aquí te espero. Me alegro de que te haya gustado mi humilde ciber-proyecto.

      Eliminar
  8. Me alegro de que el concierto que asististe fuera memorable y especial. Lo cuentas tan perfecto, que tu experiencia la has hecho como si lo hubiera vivido en mi cabeza.
    Ya la peli, dices que es un peliculón. Eso en mi cabeza, es poner el listón muy alto. Si ya añades que la gente se fue cuando la pantalla se puso negra... tengo que verla sí o sí!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de haberte metido mi experiencia en la cabeza. Lo malo de eso es que quizá te he creado unas expectativas demasiado altas... y luego tu vivencia va a ser decepcionante... espero que no. Si te gusta Queen, creo que no te defraudará por más flores que yo le eche. Vete a verla ¡ya! Es una orden ; )

      Eliminar
  9. Soy muy fan de Queen y sigo dudando en si ver la película o no. No puedo evitar tener miedo a que me decepcione. Sin embargo, con tu post ya son unos cuantos favorables y el cuidado y cariño que has puesto en él me están terminando de decidir.
    Además, la comparación de los dos estadios es muy instructiva y me gusta como lo expones.
    Un saludo, ^,^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que te va a gustar. Ya son varias las personas que tienen tus mismos miedos... y creo que en este caso no hay por qué tenerlos. Esta peli está asesorada por los miembros vivos de la banda y le han puesto el mayor mimo y cuidado para proteger al mito y hay mucha mucha música. Es como un concierto donde te explican además cómo se hicieron las canciones. Es un homenaje precioso a Freddie. No creo que pueda decepcionar en ningún caso. Anímate a verla, no creo que te arrepientas...

      Gracias por venir y contarme tus impresiones al respecto... y porque te haya gustado el apartado arquitectónico.
      Un beso.

      Eliminar
  10. Fui la noche del estreno de la peli en Madrid y me encantó!!! Qué bien logrado y Rami genial! Muy buena tu reseña :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Yo estuve en modo Queen durante unos cuantos días. Hacía tiempo que no disfrutaba tantísimo. Vale la pena ir al cine a ver películas así. Celebro que te gustara mi comentario.
      Un saludo.

      Eliminar
  11. Hola. Me ha encantado leer tu experiencia sobre este concierto y que nos hayas dado información sobre el estadio porque no tenía ni idea. No he visto la película pero me la apuntaré porque no me la puedo perder por nada del mundo. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, toda la peli es una especie de concierto que hace de hilo conductor de la historia de Queen, siempre siguiendo a su líder. Te animo muchísimo a ir a verla, seguro que te va a gustar.
      Todos los edificios tienen su trocito de historia... más los que han sido importantes en la vida de una comunidad como es el caso de este estadio.
      Gracias por venir y contarme tus impresiones. Un beso.

      Eliminar
  12. Yo estoy deseando verla desde el minuto que supe que la harían, ver lo que pasó está estrella, los lugares que visitó, los conciertos que dio donde miles enloquecieron, ufff yo quiero verla prontito. Ahora innegablemente, son unas maravillas los edificios donde se generaron. Cada cual más imponente. Ohh que ganas de verlo ya.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues nada, anímate a verla prontito que ahora enseguida las quitan del cartel...
      Los edificios dedicados a estadios siempre resultan impresionantes, aunque solo sea por el tamaño, y las dos versiones de Wembley, cada una en su tiempo, son maravillosos como tú dices. No puedo estar más de acuerdo.
      Gracias por pasarte y comentar. Un beso.

      Eliminar

Publicar un comentario